José Vicente Rangel advierte que la normalización de relaciones con Colombia debe darse sin precipitaciones