Una nube de barro rojo cubre toda Atenas y la nieve, el norte de Grecia