El clamor por las liberaciones marca la entrega de las pruebas de vida de nueve rehenes de las FARC