La comida chatarra nos vuelve vagos

Para llegar a esta resolución, los neurocientíficos utilizaron a 32 ratas de laboratorio que fueron divididas en dos grupos de dietas que siguieron durante seis meses: el primer grupo fue sometido a una dieta estándar con alimentos poco procesados como el pescado o el maíz; el segundo grupo siguió una dieta de alimentos altamente procesados, con poca calidad y con mucho más azúcar, es decir, un símil de la “comida chatarra”.

En tan sólo tres meses los investigadores observaron que los 16 animales que habían seguido la segunda dieta presentaban un importante sobrepeso, y que al mismo tiempo, se habían vuelto más perezosos que las ratas que estaban siendo alimentadas con productos más naturales.

A los seis meses las dietas fueron intercambiadas durante un lapso de 9 días. A pesar de que las ratas con sobrepeso comenzaron a alimentarse de una forma más sana, no redujeron su peso ni se volvieron más activas. De la misma forma, las ratas que habían seguido una dieta de alimentos poco procesados no tuvieron un aumento importante de peso ni se volvieron más perezosas, con lo que los investigadores concluyen que la “comida chatarra” no solo es responsable de que tengamos sobrepeso, sino también de convertirnos en seres holgazanes. Por tanto, estar gordo debido a nuestra dieta, no nos convierte en vagos, sino es precisamente lo que comemos lo que nos provoca cansancio y desgana.

El estudio ha sido publicado en la revista Physiology and Behavior.

Fuente: Muy Interesante

Categoria: