Rousseff cae en los sondeos y la oposición aprieta para forzar una segunda vuelta

El opositor socialdemócrata José Serra, de 68 años y ex gobernador del industrial estado de Sao Paulo, ganó un poco la pasada semana, pero se mantuvo en 28% en esta ocasión, sin conseguir más adeptos. Tiene seis días y un último debate televisivo de gran audiencia el jueves para intentar entrar en ese segundo turno con Rousseff.

Con 46% de la intención de voto, Rousseff vencería las elecciones el domingo, ya que se transformaría en 51% de los votos considerados válidos (descontados blancos y nulos). Pero no puede perder más si quiere asegurarse la victoria en un solo turno. Para una victoria en primera vuelta de las elecciones brasileñas es necesario 50% más uno de esos votos válidos.

"Las últimas encuestas indican que Dilma (Rousseff) dejó de ganar y empezó a perder puntos; si eso se confirma en los sondeos de los próximos días, está indefinido si habrá segundo turno", expresó a la AFP el analista de SantaFe Ideias, Carlos Lopes.

La posibilidad de que ocurra ese segundo turno dependerá mucho "delfenómeno Marina Silva y de una reducción de los indecisos, que rondan 7% del electorado" de 135 millones de electores, explicó a la AFP el politólogo y consultor Rodolfo Teixeira.

"Es un fenómeno muy recurrente en Brasil, que ocurrió en las dos elecciones anteriores cuando parecía que Lula iba a ganar en la primera vuelta, con márgenes parecidos, y luego hubo un segundo turno", recordó.

"Lo que cambia con estas encuestas es apenas el momento de la decisión presidencial: si será este domingo o a fin de mes. La gran mayoría del electorado está votando por la continuidad, que es la candidata de Lula, y no creo que ni Serra ni Marina puedan cambiar eso", expresó Lopes.

Para Teixeira, mucho dependerá de quien se lleva el voto de Marina Silva, "y la tendencia es que vaya a Dilma Rousseff y no a Serra, porque son más cercanas, estuvieron en el mismo gobierno y el mismo Partido de los Trabajadores".

Dilma Rousseff, ex guerrillera en la dictadura y todopoderosa ministra jefe del Gobierno Lula, de 62 años, ha sido la clara favorita desde el inicio de la campaña, empujada por la popularidad récord del presidente que no puede competir por un tercer mandato, y por las promesas de continuidad de la bonanza económica y los programas sociales que sacaron a 29 millones de la pobreza, según cifras oficiales.

Rousseff comenzó a caer levemente en algunas encuestas hace una semana, después de un escándalo de tráfico de influencia que le costó el cargo a su ex colaboradora y reemplazante al frente de la jefatura de gabinete, Erenice Guerra. La encuesta Datafolha fue realizada el 27 de setiembre, con 3.180 electores, con margen de error de dos puntos porcentuales. AFP

Categoria: