Una sonda de la NASA detecta un inesperado fenómeno, una lluvia de cristales verdes