Los delincuentes en un pueblo de Alabama pueden escoger entre ir a la iglesia o ir a la cárcel