Skip to main content
Aquilino José Mata: Política y religión conspiran en “El Reino”

Aquilino José Mata: Política y religión conspiran en “El Reino”

 

El parentesco entre política y religión es una constante histórica. Esta es la trama medular de El Reino, la nueva serie de Netflix, una producción argentina escrita a cuatro manos por el cineasta Marcelo Piñeyro (Plata quemada, El método) y la escritora Claudia Piñeiro (ambos a cargo del guion, mientras que él se reparte la dirección con Miguel Cohán). Se trata de su segunda colaboración tras la adaptación a la gran pantalla de Las viudas de los jueves. 

Antes que nada hay que decir que les ha quedado impecable, pues es un producto consistente y sin fisuras, al exponer la relación entre las iglesias evangélicas y los cimientos del poder en América Latina. 

Con un potente arranque -un atentado en un mitin electoral que se resuelve con la víctima equivocada- el guion de El Reino y sus imponentes actuaciones nos hablan de los bajos instintos y los demonios de carne y hueso, del auge de las políticas ultraconservadoras y del poder de la palabra. 

De la inmersión en estas cloacas, en la influencia del salmo en la arenga y en la voraz capacidad para recabar más votos que limosnas, se sale más que convencido de que es cierto eso de que el diablo sabe más por hombre experimentado (viejo no sería la palabra apropiada) que por propio satán. Y con la sospecha de que si hay un poder superior, nada tiene que ver con lo divino. 

Son ocho episodios llenos de intriga, oscuridad e inteligencia, que ostentan un elenco de primer nivel.  

La historia gira en torno a los Vázquez Pena, una familia evangelista que regenta la poderosa Iglesia de la Luz, fachada, a su vez, de manejos turbios de todo tipo. El pastor Emilio (Diego Peretti) tiene tanta influencia en la sociedad que se postula como vicepresidente de la república de la futura fórmula ganadora, junto al empresario Armando Badajoz (Daniel Kuzniecka), quien es asesinado por Remigio Cárdenas (Nico García), un hombre vinculado a la iglesia. 

Lo interesante es que no se trata de quién sino por qué. Este suceso da el pistoletazo de salida a la historia, que se presenta como un rompecabezas perfectamente ensamblado para ir desentrañando episodio tras episodio, con multitud de personajes, conflictos personales y familiares, y sobre todo, intereses políticos y económicos. 

Junto al pastor Emilio Vázquez Pena están personajes imprescindibles como su mujer, Elena (Mercedes Morán), una Lady Macbeth que es el verdadero motor de la Iglesia de la Luz; su consejero, Julio Clamens (Chino Darín), un abogado que poco a poco revelará por qué se pasó al otro bando siendo sus padres los líderes políticos de la izquierda, y también sus hijos Pablo (Patricio Aramburu), Magdalena (Victoria Almeida) y Ana (Vera Spinetta), que están tan metidos en el barro como sus progenitores. 

El reino tiene mucho de historia shakespeareana, al intercambiar las tensiones familiares palaciegas por las de las élites económicas, políticas y religiosas, la verdadera aristocracia moderna. Son ingredientes más que suculentos para recomendar esta serie sin desperdicio. 

Aquilino José Mata: Política y religión conspiran en El Reino

(Foto: Netflix)