Skip to main content
Aquilino José Mata: Scorsese, sinónimo de cine y buena cocina

Aquilino José Mata: Scorsese, sinónimo de cine y buena cocina

Si algo es sobradamente conocido, es que Martin Scorsese puede producir y dirigir maravillosas películas -Taxi Driver, Buenos muchachos, Infiltrados, Toro Salvaje, El Irlandés -, concebir dramas televisivos deslumbrantes como Boardwalk Empire y llevar a la pantalla conciertos que uno jamás se cansa de ver como El último vals. Su madre, además de inspirarlo y guiar sus pasos, como lo hacen las buenas matriarcas sicilianas, sabía cocinar. Cuando Catherine Scorsese murió en 1997 tenía 84 años, dejaba atrás una familia rendida a su bondad y a sus guisos, una carrera cinematográfica de breves pero entrañables apariciones en las películas de su hijo y un libro de cocina italoamericana insuperable, tanto por las recetas como por los recuerdos de un tiempo ya desaparecido. 

En estos días de confinamiento, propicios para revisitar tantas lecturas que nos han dejado huella, retomamos la edición española de Italoamericanos, que así  es el título en nuestro idioma de este texto, subtitulado como “El libro de cocina de la familia Scorsese”. Se trata de un bien organizado breviario de la cocina siciliana de los hijos de la inmigración. En él figuran las viejas recetas de la abuela, sopas ineludibles como la minestrone o la pasta e fagioli, sin pasar por alto el cavatelli con brócoli, la lasaña con carne, la pasta putanesca y esa salsa boloñesa que merece el calificativo de gloriosa sin pecar de exagerados. 

El libro de cocina de la familia Scorsese es la pequeña historia doméstica de Catherine, la madre, y de Charles, el padre del famoso director, que también intervino en algunas de sus películas; de la carnicera Mary Albanese; de Little Italy, de la calle Elizabeth; de Mulberry, donde vivían los napolitanos en Nueva York; de las celebraciones de San José y de Santa Lucía; de la caponata y de la pizza única y verdadera. 

En las películas de Scorsese se cocina y se come. En Buenos muchachos, que asesoró culinariamente Catherine, la madre del director encarna además a la madre de Joe Pesci. Quienes la hayan visto sabrán que el actor interpreta a un gangster, de nombre Tommy, con tendencia a salirse totalmente de sus casillas, extremadamente violento y bastante torpe en sus reacciones. Tommy aterriza una noche en casa, de imprevisto, manchado de sangre, en busca de una pala y de un cuchillo, acompañado de Jimmy (Robert De Niro) y Henry (Ray Liotta). No espera ver a su madre levantada tan tarde, ni siquiera que ella, después de darles de cenar, lo despida pidiéndole que se busque una buena chica cuando lo que afuera le esperan son cadáveres por enterrar. 

Si algo hay que remarcar de Italoamericanos, es su atributo de libro cautivador y apasionante por su autenticidad y originalidad, además de una fuente generosa de inspiración culinaria. Un buen refugio en estos días tan duros en nuestra querida Venezuela, en donde hasta la oposición vive erráticamente con la brújula perdida. 

 

Aquilino José Mata: Scorses, sinónimo de cine y buena cocina