Skip to main content
Daniel Limongi: Vacunado respeta al otro

Daniel Limongi: Vacunado respeta al otro

Tras un año de cuarentena y con el COVID-19 aun propagándose por el mundo, tenemos por fin una vacuna que puede solucionar la crisis sanitaria. Esta se encuentra con varios problemas, todavía no hay suficientes dosis para todos los países; hay varios cuellos de botella para la distribución y hay mucha gente que no se quiere vacunar.

Sí, como leen, hay personas que dicen que no se quieren vacunar. Algunos argumentan que desconfían en las grandes compañías, otros dicen que el virus es mentira; hay quienes van más allá y dicen que no hay suficiente data y seremos conejillos de indias; y están los que, basándose en el liberalismo y el respeto al individuo, dicen que es una medida de control para la población y que cada uno debe decidir qué hacer con su salud. Todos estos argumentos son un coctel de mentiras, medias verdades y ganas de querer tener la razón por encima del resto, pero me voy a enfocar en el último punto para este trabajo y es que se está dando un mal uso a los principios liberales en pro de una agenda peligrosa como lo es la antivacuna.

Para comenzar, resumamos al liberalismo en una frase: “el respeto irrestricto del plan de vida del prójimo”. Que el Estado no se meta en los planes de la gente y que nosotros como privados tampoco afectemos negativamente a nadie. Simple, cada uno por lo suyo. Sí, esto se presta a que tu puedas decir que no te quieres vacunar y que nadie debería oponerse porque tu decides entre tu vida y muerte. Estarías en lo correcto si tu decisión no afectara a alguien más, pero no es el caso.

Los virus son organismos vivos que se transmiten de distintas formas para sobrevivir, buscan alimentarse del portador y mutan como mecanismo de defensa. Al virus no le importa si el portador vive o muere, él busca sobrevivir y hará lo posible para hacerlo como todo organismo vivo y el COVID-19 no es la excepción. Se ha demostrado que un solo infectado de COVID-19 pudo cambiar todo el destino de la pandemia y esta amenaza no ha finalizado. El motivo por el cual Reino Unido no ha terminado su cuarentena radical que impusieron en diciembre, a pesar de que el número de contagios ha disminuido considerablemente y el número de vacunados ya está en el 30% del país, es que se teme que la variante británica, que es más contagiosa, siga mutando y debilite la vacuna o se vuelva más mortífera.

Todos los que no nos hemos inmunizado seguimos siendo terreno fértil para que el virus siga mutando y algo peor, seguimos siendo un peligro para otros.

Y es que, en estos casos, tu salud sí afecta a otros. Si tu te contagias y en el rango de los 14 días no guardas aislamiento, puedes contagiar a otros que pueden tener complicaciones o quedar con secuelas. Si te contagias y el virus muta, no sabes qué puede pasar con la vacuna. Recordemos que los antivacunas que no vacunaron a sus hijos fueron los causantes de que en escuelas de varios países hubiese brotes de enfermedades que estaban erradicadas afectando así, la salud pública. En conclusión, si no eres responsable, tu libertad individual afectó a otro y se supone que tú, como liberal, deberías respetar el plan de vida del otro.

Escribo esto como un liberal que cree que el Estado no debería meterse en la vida privada de cada uno, de hecho, nadie debería hacerlo si no se está cometiendo algún delito que perjudique a otros. Y es que soy liberal porque creo fervientemente que mientras tu no perjudiques a otro, tienes derecho a vivir tu vida como quieras, pero este caso no aplica. Tu irresponsabilidad sí afecta a los demás como la afectaría si manejas ebrio, dejas el gas de tu casa abierto o no arreglas las fallas de tu carro. Es peor no vacunarse contra un virus con alto nivel de contagio, que salir a la calle con un carro sin freno, en el segundo caso, tu instinto de supervivencia haría lo posible para evitar una colisión, mientras que en el primero tu serias una posible arma biológica que iría enfermando sin parar.

Vacúnense, hasta Trump lo dijo, vacúnense porque es lo mejor para los demás. Sean responsables y no estén creyendo en gurús que, en base a sus miles de maestrías, llevan años fallando predicciones como que el dólar va a caer con respecto al Bolívar, que Trump va a tumbar a Biden y que mañana a Venezuela la invaden. Sean responsables y vacúnense. Twitter: @dald96 (Foto: I21, Archivo)

Daniel Limongi, vacúnese