Skip to main content
Juan E. Fernández, Juanette: La Caracas de Gardel

Juan E. Fernández, Juanette: La Caracas de Gardel

A raíz del artículo que escribí acerca de la canción Moliendo Café de Hugo Blanco, y su vinculación con el equipo de fútbol Boca Juniors, algunos amigos argentinos y venezolanos me pidieron que siguiera buscando cómo se relacionan mis dos patrias. Es por eso que, siguiendo su petición, hoy les quiero contar de la Caracas de Carlos Gardel.

El cantante Carlos Gardel visitó Venezuela en el año 1935 como parte de una gira latinoamericana en marzo de ese año. La primera parada fue San Juan de Puerto Rico, y la segunda fue Caracas. Y acá un detalle que me voló la cabeza: La madre de Gardel vivió en Caracas un tiempo, mientras el abuelo del cantante trabajaba en la compañía ferroviaria, al menos eso dice la gente de La Cámara de Comercio de Caracas, a quien consulté para esta columna.

Siguiendo con el viaje, El Morocho del Abasto, como le decían a Gardel, llegó por el Puerto de La Guaira el 25 de abril de 1935 en el buque “Lara”; y fue recibido por su compatriota el empresario Luis Pisarello (quien organizó las presentaciones) y por más de tres mil personas.

Tras descansar unas horas fue entrevistado por el periodista de “El Heraldo” Manssur Dekash en el hotel Miramar de Macuto. Acá presentamos un fragmento de la entrevista:

- ¿Cuándo nació en usted la afición al tango? - Le consultó el reportero

CG: - Eso fue en Buenos Aires. Usted lo sabe, surge en los muchachos al nacer. Lo mismo que en Sevilla no hay muchacho que no toree con la toalla a un toro imaginario, allá no hay quien no cante tangos. Profesionalmente comencé a cantar en los teatros, a fijarme en la gente que tenía un estilo propio y adquirí fama en mi país.

MD: - ¿Cual de sus películas le gusta más?

CG: -De las hechas hasta ahora “Melodía de Arrabal”, pero tengo puestas todas mis esperanzas en “El Día que me Quieras”. Es una gran película de gran emoción sentimental y de un acierto formidable en la música.

MD: - ¿Y de sus tangos cuál le gusta más?

CG: -A eso sí que no puedo contestarle. Me gustan unos u otros según el estado de ánimo en que me encuentro ese día. Por eso yo nunca hago programas de mis actuaciones anticipadamente. Voy cantando lo que me siento con ganas de cantar.

Luego de contestar algunas preguntas, Pisarello les pidió a los asistentes que dejaran descansar al cantante, y unas horas después emprendieron viaje en tren hasta Caracas.

Carlos Gardel llegó a la capital por la estación de Caño Amarillo, donde tal y como ocurrió en La Guaira, lo esperaban una gran cantidad de admiradores. Al punto, que el auto que lo trasladaría al Hotel Majestic no pudo circular, y el cantante debió caminar desde La Iglesia de Paguita hasta las inmediaciones del Teatro Municipal, donde se ubicaba el hotel.

Según el registro histórico de la época, el cantante estuvo en Venezuela un total de 28 días, desde el 25 de abril hasta el 22 de mayo. Carlos Gardel se presentó en doce oportunidades, 9 en El Rialto, 2 en el Teatro Principal y una en los estudios de la emisora Broadcasting Caracas, que ese mismo año de 1935 pasó a llamarse Radio Caracas.

El debut de Carlos Gardel en tierras venezolanas ocurrió el 26 de abril a las 9:15 de la noche. En aquella época, se acostumbraba alternar la actuación del cantante con la proyección de películas. Aquella noche los asistentes, además de disfrutar de las interpretaciones del artista, pudieron ver el corto metraje de Walt Disney “El perro robado” y luego la película cómica “Por Partida Cuádruple”, protagonizada por la gloria del cine mudo norteamericano Charley Chase. Los precios para esa noche del debut eran “Patio”, 6 bolívares, “Balcón”, 4 bolívares y “Galería”, 2 bolívares (En 1935 3 bolívares equivalían a 1 dólar).

Pero no todo fue fiesta para Gardel en Caracas, pues, por el cambio de clima el cantante se enfermó de la garganta y tuvo que ser atendido en la Policlínica Caracas, pero después de un breve reposo, pudo retomar la gira.

Para su última presentación en la capital venezolana, ocurrida el 9 de mayo de 1935, el cantante pidió a los organizadores que bajaran el precio del boleto a la mitad, para que las personas de bajos recursos pudieran también disfrutar de su show.

La Guaira, Valencia, Maracay, Cabimas y Maracaibo, fueron otras de las ciudades donde se pudo disfrutar del talentoso cantante. En Maracay, Carlos Gardel se presentó en la casa presidencial de Juan Vicente Gómez y para conocer al entonces presidente venezolano, el cantante argentino se vistió de gaucho.

Tras su paso por Venezuela, el cantante viajó a Curazao, Aruba, y algunas ciudades colombianas como Cartagena, Bogotá y Medellín, ciudad donde falleció el 24 de julio en un accidente ocurrido en el aeropuerto “Las Playas”.

El tango de Gardel aún suena en Caracas

Gracias a Carlos Gardel, El Tango nunca dejó de escucharse en Caracas, de hecho, muy cerca de la estación de Caño Amarillo hay un Bar que tiene por nombre “La Estación”, dedicado al Zorzal Criollo (otro de los apodos de Gardel), Además, en ese mismo lugar hay una plaza y una estatua conmemorativa, que recuerda la visita de uno de los grandes exponentes de la música argentina.

Juanette, Carlos Gardel en Venezuela

(Foto: Cortesía de: Gardelysusmonumentos.blogspot.com