Skip to main content
Juan E. Fernández: La Carta: El adelanto tecnológico que cambiará al mundo

Juan E. Fernández: La Carta: El adelanto tecnológico que cambiará al mundo

Tengo que confesarle amigo lector que esta no era la columna que se publicaría el día de hoy, pero como el editor de esta web no tiene Telegram y WhatsApp está caído, he decidido enviarla por Correos Argentinos, así que seguramente la leerá usted en 6 meses.

Con la caída de WhatsApp, Instagram y Facebook no me quedó otra cosa que ponerme a trabajar, es por eso que usted está por leer tal vez una de las mejores columnas que he escrito. Esto tiene que ver con la imposibilidad de procrastinar que experimento por culpa de ese malvado hombre llamado Mark Zuckerberg.

Yo creo que Mark está haciendo una prueba para ver qué tan dispuestos estamos a pagar por las redes sociales, y de confirmarse esta información, deberemos entonces pedir disculpas a esa tía que, a través del grupo de la familia, envió aquel link que decía “ALERTA: WhatsApp ahora será pago”.

La verdad es que con estas fallas en las aplicaciones más usadas por el mundo, o al menos por mí, me doy cuenta de lo alienado que estamos. Aunque quiero aclarar que me alegré cuando comenzó a fallar también Gmail y Google, pues pensé que podría ocupar mi día navegando en Tinder, el tema es que también falló.

Pero ahora, hablando un poco en serio, con la caída de WhatsApp por más de seis horas sudé frio, pues como ya les he contado tengo muchos amigos y familiares en varias partes del mundo, y la imposibilidad de no escribirles frecuentemente, básicamente por no tener el medio desde dónde hacerlo, me asustó un poco.

Así que mientras unos conectaban y descontaban el modem, apagaban y prendían el celular, o le rezaban al santo del Internet para que volvieran las redes y el WhatsApp, yo que soy un tipo precavido me compré 100 hojas, 100 sobres y un bolígrafo, esto con el fin de prepararme para el apocalipsis.

Pero no se preocupe, que no todo está perdido y la posibilidad de incomunicar a las personas es solo una ficción, pues según leí en la revista Harvard business Review, hay un nuevo adelanto tecnológico que está llamado a saltarse los controles de las redes y hasta el blackout del internet; estoy hablando de la carta.

La carta no es más que un documento manuscrito para el que solo se necesitan: una hoja (donde se escribirá el contenido), un bolígrafo o lápiz (dispositivo desde donde emanará la tinta o el grafito para plasmar la comunicación, un sobre (Que será el dispositivo donde se encriptará el mensaje), y por último el más importante, La lengua (pues gracias a la saliva que usará el remitente para cerrar el sobre, se garantizará la seguridad de la información).

Lo bueno de la carta es que, al igual que se hacía antiguamente en la época del internet, también se maneja con buzones de recepción y envío. Pero el mensaje en lugar de viajar por la red, que ya sabemos que puede caerse, será transportado por una persona llamada Cartero. Y las únicas tres maneras de que este se caiga es: que no sepa manejar moto, que lo persiga un perro, o que esté muy borracho para caminar.

Sin más que agregar me despido, suyo de ustedes “Juanette”

Escrito en La Ciudad de Buenos Aires el 5 de octubre de 2021.

Juanette_ La carta