Skip to main content

¿A pasos agigantados a una disolución?

Fidel Castro, al comenzar la revolución “socialista”, reunió a los dirigentes de su movimiento y les preguntó quién era economista, y el Ché levantó la mano. Después de esto, Fidel lo nombró presidente del Banco Central de Cuba y Ministro de Industrias, llevando a Cuba a la bancarrota. Cuando Fidel le cuestionó por qué si no sabía nada de Economía había alzado su brazo cuando pidió un “economista”. Entones el Ché le dijo: - Ah es que creí que habías preguntado quién era “comunista”. Recuerdo este viejo chiste de los años sesenta, referido al Ché Guevara, porque en Venezuela vemos muchos comunistas “gerenciando” la administración de las instituciones, y a las empresas públicas, con el mismo concepto que usaron, no sólo en Cuba, sino también en la Unión Soviética, en la China comunista y en cada país que practicó el comunismo. En cada uno de las naciones donde ha ejercido el comunismo es igual, en lugar de buscar a los más capaces en cada área, ser comunista es el principal requisito para gobernar… por supuesto, siempre fracasaron y en Venezuela lo estamos viviendo y viendo.

También, traigo a colación algunas palabras de Bolívar en el Manifiesto de Cartagena después de la caída de la Primera República: “Por manera que tuvimos filósofos por jefes; filantropía por legislación, dialéctica por táctica, y sofistas por soldados. Con semejante subversión de principios y de cosas, el orden social se resintió extremadamente conmovido, y desde luego corrió el Estado a pasos agigantados a una disolución universal, que bien pronto se vio realizada”.

La “fosforito”, se le nombra ministra para las cárceles. Su experiencia en estas lides, ninguna. Pero eso sí, comunista y de las “come candela”. Pero no es la única, se acuerdan del ministro de tierras. Buen comunista, de los de pistolas al cinto y a la vista. No los puedo nombrar a todos, pero vayan pasando ministerio por ministerio, en Relaciones Exteriores, en Relaciones Interiores… En las Compañías del Estado, en Guayana, en Agropatria, en las empresas expropiadas. En PDVSA, donde rasparon a todos los gerentes por no ser comunistas como el Ché.
Que les puedo yo decir, si acaso parodiar –guardando las distancias- al Padre de la Patria: “Por manera que tuvimos comunistas por jefes, caridad por legislación, polémica y odio social por táctica y mentirosos usando uniforme… y desde luego corre el Estado a pasos agigantados a una disolución universal, que bien pronto se vera realizada”. @divangessen