Skip to main content
Pixabay Abecedario

Rafael Gallegos:  '¿AVCEDARIO?'

Esta “revolución” ha falsificado la historia y se ha empeñado en una nueva mitología que pasa por desnaturalizar los símbolos. Todo en aras de mantenerse por siempre en el poder. Nada nuevo bajo el sol. La negación del pasado que intentan todas las revoluciones. Antes de mí el diluvio, parecieran decir como si el mundo naciera con ellos. De Lenin algún adulador dijo que la historia empezaba con la revolución rusa, que lo anterior … era prehistoria. Algo así como que el mundo aprendió a escribir con el marxismo. Nada diferente a todas las revoluciones que en el mundo han sido.  

Ejemplos de símbolos falsificados por la “revolución”:

Un Bolívar socialista… cuando precisamente sus partidarios fundaron el Partido Conservador en Colombia. Hasta su rostro lo falsificaron. La cara “oficial” del Libertador es diferente a la de todos los retratos que le hicieron en vivo. Un rostro a conveniencia. Y no darles pena. Ojalá tanto “bolichico” (y no tan chico) hubiera imitado al Simón Bolívar honesto que nació rico (tal vez el hombre más rico de Venezuela) y murió pobre, al revés que muchos “revolucionarios” … sin comentarios.

Un Zamora revolucionario… olvidando que era el jefe de Martín Espinoza el que quería matar a todos los blancos que supieran leer y escribir. Y todas las noches su secuaz, El Adivino, disfrazado de cura lo casaba con una novia diferente y una vez consumado el matrimonio, tiraba a la aterrada muchacha a la turba para que la violaran uno tras otro hasta la muerte y seguramente después de muerta. ¿Eso es la “revolución”?

O Simón Rodríguez… que lo venden como el educador forjador del “hombre nuevo”, similar al que produjo el comunismo cubano, reprimido, pobretón y buscando como aliarse con los tiburones para lograr su libertad. Don Simón pegaría el grito al cielo, ya que ese “hombre nuevo” está muy lejos del “republicano para la república” que él quería formar: hombres libres, prósperos y demócratas.

Y para remate a los mitólogos de la “revolución” bolivariana, se les ocurrió entrelazar a esos tres personajes Bolívar, Zamora y Rodríguez en un…  Árbol de las Tres Raíces. Puro surrealismo. Y ese árbol sería nada menos que el legendario Samán de Güere, a cuya gigantesca sombra descansaron entre otros el Libertador con sus tropas, y el gran Ricaurte antes de su inmolación en San Mateo.  

En 1982, Chávez se juramentó en el Samán de Güere junto a sus militares del MBR200.  En su empeño de imitar al Libertador expresó un juramento poco original y copiado del de Monte Sacro, con un toque final de los petitorios de Zamora.  

“Juro por el Dios de mis padres, juro por mi patria, juro por mi honor que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía”,

El samán quedaría aturdido ante lo insólito y hasta cursi, de tal juramento.  A los pocos años, año 2000, albores de la “revolución”, se le pudrió su tronco principal.   No era para menos. ¿Cábala? ¿Dignidad “arboluna”?

¿NUEVO ALFABETO?

No tendría nada de raro que los “revolucionarios” también falsificaran el alfabeto y en lugar de 'abcd'… resultara 'avcd'

Con su permiso improbable lector, nosotros nos adelantamos a esa falsificación. Proponemos un nuevo “avcedario”, con el único objeto de indicar algunos aspectos que es fundamental atacar en esta hora venezolana donde está en juego, y creo que no exagero, hasta nuestra sobrevivencia como nación. 

Sin comida, sin vacunas, con la amenaza de las ciudades comunales y con la democracia herida casi que de muerte… por ello analizaremos con A de Alimentos, V de Vacunas, C de Ciudades Comunales y D de Democracia, este nuevo “avcedario” que debemos abordar con carácter de urgencia. Sin duda cuatro jinetes del Apocalipsis:  Hambre, Peste, Guerra y Muerte.

-  Alimentos … Nos encaminamos a la primera hambruna petrolera de la historia. Las dos terceras partes de los venezolanos consumen menos de 1500 calorías. El consumo de carne per cápita ha bajado cuatro veces. Los niños miden menos centímetros que antes. La “bolivariana” ha traído niveles de hambre desconocidos por el venezolano moderno. ¿Para eso era la “revolución”?

Acabaron con Pdvsa, con los servicios, con las empresas de la ciudad y del campo. Y Maduro no ha asomado ni de lejos cómo atacará  esta hiperinflación digna de récord de Guinness. Pareciera que les convienen los crecientes precios, los mínimos salarios, la inexistencia de monedas, el desempleo más alto del mundo (58 % según el FMI). Han aprendido a navegar sobre la miseria del pueblo. El Hambre, es un jinete del apocalipsis.    

-  Vacunas… Ya el oprobioso capitalismo de extrema derecha y “pinochetista” de Chile, vacunó a más de la mitad de su gente.  La oligarquía norteamericana, la misma que “no tiene sistemas de salud ni se preocupa por su pueblo”, está en vías de superar la pandemia. Igual Europa y algunos países latinoamericanos.

En Cuba, modelo y jefe de esta “revolución”, el pueblo “heroico” está en alto riesgo a la espera de unas vacunas en prueba, tal vez y sólo tal vez para julio o agosto. ¡Que viva el camarada Fidel!

¿Y Venezuela? Han llegado menos del 10 % de las vacunas que hacen falta. No hay vacunas suficientes, no hay plan de vacunación, no dejan que Fedecámaras ayude, ni que Guaidó traiga. Da la impresión de que estamos esperando las vacunas de Cuba. Ya somos tan “heroicos” como los cubanos. Los deslenguados dicen que la RAE va a aceptar al término vacunado como sinónimo de enchufado. Y a los que saben, pero no comulgan con el gobierno, ni los llaman para que expongan su valiosa opinión acerca de la pandemia.  Los demás: J.

¿Con hambre y sin vacunas con Chávez me resteo? … por favor. La Peste, es otro jinete del apocalipsis.

-   Ciudades Comunales… Para los que duden que lo acontecido en Venezuela es destrucción estratégica, observen la ley de ciudades comunales. Cómo plantean traspasar atribuciones y competencias de las alcaldías y gobernaciones a las comunas. El poder regional y local será un cascarón vacío. ¿Quedarán eliminadas las Juntas Parroquiales? Implantarán un régimen asambleario comunitario con elecciones de segundo y tercer grado… ¿democracia directa?

Los líderes comunales tendrán que pedir recursos directamente al gobierno central, que será el gran “Protector”. De acuerdo a estos postulados el gobierno central será el Padrecito que decide a qué pana le doy recursos y a cuál escuálido no. Claro, nada que ver con el padrecito Stalin.

Hay que exigir un referendo para que la mayoría desapruebe esa guinda de la destrucción institucional. Los buenos abogados dicen que es inconstitucional. ¿Qué jinete del Apocalipsis será este? ¿El de la Guerra …contra la Libertad?

-      Democracia… El quid del asunto. La “revolución” ha inhabilitado líderes y partidos, ha implantado condiciones antidemocráticas como en la Constituyente, inconsultamente varió el número de diputados, ha alterado sin consulta algunas circunscripciones y los días de elecciones ha dejado abiertas mesas sin cola para votar. Y además, el abuso de poder en cada proceso electoral ya es rutina.

Han logrado el milagro de ganar elección tras elección en medio de un gigantesco repudio de la población. Y eso… no es democracia. ¿Jinete de la Muerte… de la Democracia?

SALVACIÓN NACIONAL

Hoy se adelantan entre el gobierno y la oposición conversaciones acerca de condiciones electorales y otros aspectos. La influencia de Biden ha sido decisiva.  Ojalá se llegue a algo positivo. Venezuela no puede seguir cabalgando estos jinetes del apocalipsis.

Somos más y tenemos razón. Y convocar el revocatorio está a seis meses de distancia. Hay que luchar con metas. No podemos ver la película como si no fuera con nosotros y de paso quedarnos dormidos. En otro artículo comentaremos en detalle. Venezuela despierta.

EL QUINTO JINETE DEL APOCALIPSIS

Ya está bueno creer en tantos mitos que nos conducen a los barrancos.

Por ejemplo, aquello de que “el pueblo nunca se equivoca”. Claro que se equivoca, de los contrario no estaríamos padeciendo este trance.  Se equivoca cuando vota por los demagogos, y se equivoca cuando se queda en su casa viendo televisión y esperando que los demás hagan. Sin alusiones personales…

Otro mito es que “somos un país rico”. Más bien hemos sido una Venezuela dotada de recursos que no hemos sabido transformar en riqueza.

Más mitos…  “se acabó la renta petrolera”. No se acabó, la acabó el gobierno cuando destruyó PDVSA.  …   “volveremos a ser un país rentista como antes”.

Y el peor mito, es la lumpia de creer que este problema nos lo arreglarán desde afuera.

Es hora de repensarlo todo. De organizarnos y trabajar dejando de ser público espectador. Liderazgo y pueblo. Hay que hacer las cosas de manera diferente a como las hemos venido haciendo. No es fácil, pero peor es sentarse a observar cómo se desvertebra Venezuela.

Hay que vencer al quinto jinete de nuestro apocalipsis: la Desesperanza.

Y meternos en la cabeza que Venezuela, es un país para renacer. Foto: Pixabay

Rafael Gallegos