Skip to main content
Captura El Ucabista

Rafael Gallegos: El 'chito' del gobierno ante la encuesta ENCOVI

La verdad es que después de observar las terribles cifras que arroja la encuesta ENCOVI, uno se queda esperando alguna respuesta del gobierno, similar a las insultantes que le dan a Bachelet, a Biden, Duque o Almagro. O a algún vocero de la “revolución”, acusando a los encuestadores de traidores a la patria, o de instigar al odio.

O expresando que el pueblo se ríe ante la falsedad de esos números inventados por el imperio. Que en Venezuela la “revolución” ha dotado al pueblo de viviendas, de servicios, de hospitales, de colegios y que por eso han ganado todas las elecciones menos dos, en sus casi 23 años. Y que, de todas maneras, esta es una revolución donde el pueblo (y lo mientan “heroico” imitando a sus jefes cubanos), está dispuesto a sacrificarse por la patria siguiendo la línea del comandante eterno: con hambre y sin empleo con Chávez me resteo.

Pero nada. Ni un comentario sobre la encuesta.

Nos dejan esperando. Chiiito. Pareciera que confunden a ENCOVI con Juan Vicente Gómez.  Olvidan que quien calla otorga. O tal vez la estrategia es hacer caso omiso de los terribles números, para que la gente olvide la encuesta.

No es poca cosa que luego de 23 años de “revolución” y de por lo menos 1.200 millardos de dólares de ingresos, el país esté en la inopia, como dice la encuesta ENCOVI. Roto. Que 19 de cada 20 venezolanos vivimos en pobreza. Que no tengamos lo necesario para vivir. El 95 % somos “nuevos pobres” y de vaina (perdóneme la expresión) comemos.

La cifra de 95% de pobres no se ve… se siente. Es como si la encuesta fuera un reality show y usted el artista, en vivo y en el medio del escenario.  Usted padece ese 95 % de pobreza en su estómago, en el de sus hijos, en la intermitencia de su servicio de luz, o de agua, en los impagables colegios. En la ropa vieja, en los carros antiguos, sin repuestos y sedientos de gasolina; en los dientes sin arreglar. Usted padece nostalgia por deliciosos postres, por las salidas eventuales a un restorán o al cine.

¿Añora cuando usted decía Te invito un cafecito? … Recuerdos de un ayer que fue pasión.

También dice la ENCOVI que tres de cada cuatro venezolanos no comen completo. Pobreza extrema. Ingreso de menos de 3 dólares al mes, diez veces por debajo de la línea de pobreza establecida por la ONU. Miseria. Mientras tanto, en la siempre sufrida Haití, el país más pobre de América, el sueldo mínimo es 80 dólares (treinta veces el de la Venezuela socialista), al igual que en la jefa y maestra Cuba, y en los capitalismos latinoamericanos “explotadores del pueblo”, el promedio es de tres o cuatrocientos dólares (qué envidia) …

 En Venezuela cuando la “oprobiosa” democracia, el consumo de carnes era de 25 kilos al año por persona, hoy es de cuatro. La “revolución” ha evaporado los sueldos, ha evaporado la carne, y de paso ha evaporado la unidad familiar … ¿Eso es el socialismo?

Muchas cifras tienen las encuestas ENCOVI . Todas terribles. Y la “revolución”, calladita. Un silencio que hace demasiado ruido.  Chito.

¿Cómo hicieron para destruir al país “con las mayores reservas de petróleo del mundo”? Dejaron a Pdvsa en la quilla, y a Venezuela, también. ¿Cómo hicieron para marcar récord mundial de hiperinflación, de desempleo? 

¿Equivocación?, qué va. Destrucción estratégica. El “proceso” está diseñado para navegar en su hambre, y en la mía. Como diría Bécquer, no hay máscara semejante a su rostro.

Chito… no aclares que oscureces, parece ser la estrategia comunicacional de la “revolución”.

“EXCUSÓMETRO”

Las excusas del gobierno ante la destrucción del país conforman un diccionario digno de que los eleven a la Academia de la Lengua. Veamos éste “excusómetro” diseñado por etapas:  

1.- Etapa de la esperanza… Recuerdo a Chávez por televisión desde una ventana del Caracas Hilton, observando los ranchos de los cerros de Caracas, mientras abrazaba al rey de Arabia Saudita y le expresaba que esas deficiencias de hábitat, la “revolución” las acabaría en unos… doce años. Como nié.

Y los inocencios aplaudían así, así, así es que se gobierna.

Bueno, han pasado más de veinte años y los cerros siguen igual, o peor.  

2.- Etapa de desconocer las fallas y descalificar a los que denunciantes… Los enemigos, que no opositores, eran calificados de proyanquis, vende patrias, monstruos, ignorantes. Y en el extranjero, era larga la lista de enemigos del pueblo: Uribe, Trump, Almagro, etc. etc. etc.

3.- Etapa de las excusas… el bloqueo, las sanciones, el terrorismo, las iguanas, el imperio…

4.- Etapa de responsabilizar a la oposición por el desastre…. La “revolución” acepta que Venezuela está muy mal; pero, aunque usted no lo crea, por culpa … de la oposición, no se la pierda, el nuevo culpable es Guaidó. Y en el desmantelamiento de la UCV, la culpable es la rectora. Y de los apagones, los terroristas y las iguanas. Algo así como culpar a los checos por la sangrienta invasión soviética de 1968…  Pura hegemonía comunicacional.

Y ya como que quieren culpar a Borrell del ventajismo electoral.

5.- Etapa del silencio…. Ante las terribles cifras, las peores de América Latina, la “revolución” calla.

Imitando a Cantinflas… a Encovi …  ni lo ignoran.

Y seguramente poco les importa. Porque la mayoría de ellos está en el 3 %, de que también habla Encovi, que vive como reyes. La nomenklatura. O dicho en criollo, los enchufados.

En este selecto lote habrá que incluir a los visitantes extranjeros y panas del proceso, que se hospedan en hoteles cinco estrellas y se trasladan en vehículos blindados, como la política colombiana que declaró que el hambre en Venezuela es “pura paja”.

La verdad es que nos ha costado comprender que en el socialismo todos somos iguales, aunque unos más enchufados que otros.

Ser rico es malo… para 19 de cada 20 venezolanos. Foto

Rafael Gallegos