Dos años cruciales para Venezuela donde todo puede pasar: Desde unas reñidas elecciones hasta un golpe de estado

Escenarios: (en orden cronológico como podrían ocurrir):

1. La oposición pisa el peine: La ofensiva del presidente Chávez en las últimas semanas ha desestabilizado a más de uno en el campo opositor, aunque es bueno decirlo, la Mesa de la Unidad no ha caído en la tentación. La manera como la oposición gradúe la indispensable protesta frente a los abusos inconstitucionales del gobierno con la prudencia que se requiere para mantenerse dentro de los límites de la paz y la constitución, determinará este escenario. Si los sectores radicales opositores logran desquiciar la protesta crearán condiciones que pondrían al país al borde de una insurrección. En informaciones abiertas, algunos factores han alertado sobre una posible conspiración en el seno castrense que estarían preparando alguna asonada. Este complot requeriría “crear las condiciones objetivas y subjetivas” para justificar un pronunciamiento militar. Las manifestaciones y protestas que vienen, producto del paquetazo de leyes, podrían ser el caldo de cultivo de lo que el general Carlos Peñaloza augura bajo la sugerente fecha de ¡"los idus de marzo"!

2. Palo a la lámpara: Este escenario concurre en paralelo al anterior. Ante la esperable protesta estudiantil y de otros componentes sociales, sectores extremistas oficialistas chocan con ellos, provocando enfrentamientos de calle que sobrepasan, como en abril de 2002, la capacidad de control de los cuerpos de seguridad. Esta situación podría activar planes militares de contención y “justificar” la declaratoria de un estado de excepción por parte del gobierno que demorado en el tiempo impida las elecciones presidenciales y conduzca a una dictadura de hecho. Este escenario conllevaría una represión generalizada hacia los sectores opositores que podría comenzar con los más radicales de la oposición y extenderse luego hasta las fuerzas democráticas sean gobernadores, alcaldes, parlamentarios electos y otros dirigentes. ¡Preso todo el mundo!

Los dos anteriores escenarios plantean una virtual guerra civil cuyo desenlace es incierto. La confrontación podría decidirse pronto pero sus consecuencias gravitarían por décadas. Gane quien gane, ¡vamos a dictadura!

3. La oposición "hace la tarea": La Mesa de la Unidad logra acompañar la protesta de la sociedad y evita que ésta se salga del cauce pacífico y constitucional. Los parlamentarios electos superan el cerco oficialista y ejercen un liderazgo social y político. Resuelven de manera acertada el tema de la candidatura e incorporan definitivamente a la sociedad civil. Los gobernadores y alcaldes opositores logran hacer una obra política y una gestión administrativa que se haga notar positivamente. Captan la atención y las preferencias de los no alineados o “ni-nis”. El gobierno de Chávez continúa en su ineficiencia sin dar respuesta a innumerables reclamos populares. Las presiones nacionales e internacionales permiten elecciones en parámetros aceptables. El candidato o candidata de la unidad gana las elecciones y la Fuerza Armada reconoce su triunfo obligando a la entrega del poder. ¡Chávez acepta!

4. Chávez da la sorpresa: El presidente rectifica. Chávez escucha los llamados de atención que le hacen algunos de sus propios partidarios, civiles y militares, y amigos internacionales, en hacer énfasis en la eficiencia de su gobierno, en el logro de metas en vivienda, salud, educación, infraestructura, seguridad y en la economía. El comandante modera su relación con Cuba sustituyendo a los asesores cubanos por nuevos valores venezolanos con lo cual seguiría el ejemplo del propio gobierno de Raúl Castro. En el plano internacional amplía su marco de alianzas estratégicas más allá de sus “socios” actuales y desarrolla la relación con Colombia, Chile, Brasil, Canadá, México y los propios Estados Unidos. Modera las expropiaciones, deja el verbo violento y garantiza espacios para la inversión y acción privada, entre otras medidas. Si el presidente hace esto y al mismo tiempo logra convencer de ello, o controlar a los sectores extremistas en el oficialismo, tendrá una enorme probabilidad de obtener la reelección y seguir en Miraflores. ¡Un milagro!

Estado de los componentes de los escenarios:

1. El oficialismo: Ni son todos los que están ni están todos los que son. Hugo Chávez enfrenta un problema en la unidad de su entorno político. Su comando tiene que enfrentar distintas posiciones nada fáciles de conciliar. En el PSUV al menos se identifican 5 grupos o tendencias:

Uno:

Diosdado Cabello

La denominada “derecha endógena”, encabezada por Diosdado Cabello y Jesse Chacón. Se abrogan la encarnación del proyecto original y rechazan el exceso intervencionista cubano. No están de acuerdo con las indiscriminadas y punitivas expropiaciones a diestra y siniestra. Proponen la sustitución de la democracia “puntofijista” por una democracia social de avanzada. Algo que podría ser comparado con el “peronismo” argentino o con la hegemonía del PRI mejicano ¡versión siglo 21!

Grupo dos:

Elias Jaua

La izquierda radical, cuyo mayor exponente es el Frente Francisco de Miranda, encabezado por Elías Jaua. Cuentan con el respaldo de La Habana. Son los “revolucionarios come candela” que consideran que Hugo Chávez no avanza con la velocidad que ellos quisieran para consolidar un régimen marxista y si es posible “leninista” en el país. Eventualmente, son quienes piensan que hay que salvar la revolución aun a costa de sacrificar las libertades democráticas. En el seno de este grupo, incluso, existen individualidades que estiman necesario profundizar la confrontación para instaurar una “verdadera revolución” en el país. Existen otros subgrupos radicales como los de los llamados “colectivos” o liderados por dirigentes como Freddy Bernal, Jorge Rodríguez y otros. ¡Dios nos agarre confesados!

Grupo tres:

Eustoquio Contreras

La izquierda moderada representada por dirigentes que creen viable consolidar un socialismo por la vía democrática y están convencidos de que en la “alta dirección” del PSUV se han cometido errores con un costo político que se expresó en la pérdida de espacios políticos propios. Consideran que en las elecciones del referéndum constitucional, en la de Alcaldes y Gobernadores y de la Asamblea Nacional, el PSUV sufrió derrotas significativas que obligan a una corrección en el rumbo del gobierno so pena de un descalabro en las elecciones presidenciales. Recientemente le enviaron una comunicación al presidente Chávez donde expresan estos cuestionamientos y propuestas. ¡No les pararon!

Grupo cuatro:

Luis Garcia Carneiro

La logia militar, integrada por miembros del PSUV, provenientes de las fuerzas armadas que ocupan posiciones de comando civil y de gobierno local y nacional que conservan una visión de seguridad, defensa nacional y de eficiencia en la gestión pública. Se quejan de la poca eficacia en la asignación de los recursos, debido a los criterios “políticos” que predominan. Son pragmáticos sin deslindarse del proyecto del socialismo del siglo XXI original. ¡Bajo perfil, pero cuidado!

Grupo cinco:

Nicolas Maduro y Cilia Flores

Los “incondicionales” entre los cuales destacan Nicolás Maduro, Tarek El Aissami, Cilia Flores y Rafael Ramírez. Su norma fundamental es seguir lealmente al comandante. Sería el “chavismo puro”. Dado que Chávez privilegia el valor “lealtad” por sobre todo, estos dirigentes ejercen un gran poder y sus adversarios no han podido desplazarlos. ¡Con Chávez con razón o sin ella!

Otros:

Aristóbulo Isturiz

En esta pléyade existen dirigentes no alineados con grupos pero con peso específico propio, tales como José Vicente Rangel, Aristóbulo Istúriz o Tarek William Saab. Son los “agentes independientes” del PSUV. ¡Libres y sin compromiso eventualmente!

2. La oposición:

Dirigentes de la Mesa de la Unidad \Ramón Guillermo Aveledo conduce la Unidad

La oposición obtuvo en 2010 grandes logros. Uno, consolidar una estructura de acuerdo unitario y dos, regresar a la Asamblea Nacional con una bancada considerable. Es necesario destacar que, por primera vez desde 1998, la votación opositora en las pasadas elecciones resultó ligeramente superior al oficialismo. Con estas bases se prepara para construir pacientemente una victoria electoral en el 2012.

Algunos candidatos de la Unidad

En este camino el principal desafío es resolver sin traumas la escogencia del candidato presidencial único. La existencia de numerosos partidos, una activa sociedad civil y personalidades que se sienten los más aptos para enfrentar a Chávez, y el estilo no siempre transparente como los políticos suelen dilucidar sus diferencias, dejan entrever circunstancias espinosas para alcanzar esta meta. La celebración de elecciones primarias es vital para este proyecto. ¡No hacerlo sería un suicidio!

Aunque no se puede despreciar la presencia en su seno de sectores que pregonan la inutilidad del método democrático y proponen salidas “expeditas” cívico-militares, amparándose en artículos de la Carta Magna como el 350, la oposición mayoritariamente ha logrado avanzar hacia una estrategia, constitucional, pacífica y electoral para "salir de Chávez".

3. Los no alineados o "ni-nis":

El Pensador de Rodin

Se mantienen alrededor del 40 %. Favorecerán el equilibrio, la ponderación, la tolerancia y la no confrontación. Cuando el oficialismo arremete arbitrariamente se alejan del chavismo. Cuando la oposición se acerca al pasado “adecopeyano” se distancian de la unidad democrática. No quieren el pasado, cada vez menos al presente y ¡Apuestan al futuro!

4. La Fuerza Armada:

Fuerza Armada Nacional

Como el resto del país en el mundo castrense existen militares chavistas, de oposición y los ni-ni, denominados institucionalistas, dentro de la FAN. La fortaleza de cada grupo evitaría una confrontación porque ninguno de los tres sectores se siente con la capacidad de vencer a los otros dos. Si se pierde el balance daría paso a la conflagración. El escenario más probable es que los ciudadanos de uniforme se mantengan dentro de la Constitución Nacional, es decir, no participen en un alzamiento. No se sumarán a un golpe en contra de Chávez pero ¡tampoco lo harían a su favor!

El próximo bienio será crucial y determinante en la historia de Venezuela.

Sala Situacional
Informe21

Categoria: