La oposición pone condiciones para retomar el diálogo

Y no dejaron una sola en el tintero político: "Queremos que este juego avance y tenga resultado", resumió el encuentro Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD. Una frase que resume el espíritu de lo dialogado: la oposición no quiere suspender definitivamente las conversaciones porque "el diálogo es necesario, pero debe ser tomado en serio" por el gobierno.

"Nada estamos pidiendo fuera de la Constitución, pero no está dando los resultados que deben ser. Esto no es un cheque en blanco, con plazo infinito. La gente quiere resultados", sostuvo Aveledo, tras el encuentro, que calificó de "positivo".

Los cancilleres María Ángela Holguín (Colombia), Ricardo Patiño (Ecuador) y Luiz Alberto Figuereido (Brasil) escucharon un reproche tras otro contra un gobierno que es aliado político o socioeconómico de todos ellos. "Estoy muy decepcionado con las declaraciones públicas [del gobierno], porque son muy distintas del ambiente que se vive en los encuentros", hizo saber Aveledo a los cuatro mediadores, que ejercerán de correa de transmisión con los dirigentes chavistas en las próximas horas.

Los "testigos de buena fe" recibieron un documento con las condiciones para reanudar los encuentros, además de un listado con el estado de los detenidos y encarcelados por las protestas. La MUD también incluyó un nuevo informe sobre las violaciones de los derechos humanos cometidos por el Estado desde el 4 de febrero.

"El diálogo debe ser sincero y se deben respetar los derechos humanos, que hasta ahora no se respetan. La mesa no es una peña [tertulia]", criticó el dirigente moderado, que ha apostado por el diálogo desde el primer momento.

La MUD decidió la semana pasada suspender temporalmente las negociaciones hasta que el gobierno no ofreciera "demostraciones concretas". La represión continua contra los estudiantes y el bloqueo a la libertad del comisario Iván Simonovis (pese a asistir a una reunión con familiares de víctimas del golpe de Estado de 2002 y tras el reconocimiento médico efectuado al preso político más emblemático del chavismo) torpedearon un diálogo ya de por sí complicado.

La conformación de una Comisión de la Verdad en la Asamblea, presidida por Diosdado Cabello, líder del ala militar de la revolución, fue la gota que colmó un vaso vacío hasta el momento de resultados.

"Proponemos una Comisión de la Verdad imparcial, de la verdad verdadera", repitió el dirigente opositor, poniendo en entredicho lo que todo el mundo sabe: la imparcialidad de Cabello.

El chavismo ha utilizado el diálogo para ganar oxígeno y tiempo, en medio del terremoto económico que sufre el país. "No aceptamos chantaje de nadie. Yo aspiro a que no se dejen presionar, que no se dejen chantajear y que no se vuelva a imponer la voluntad de los sectores de Miami", protestó Maduro, tras conocer la suspensión de las mesas abiertas entre ambos bloques.

"Una cosa es tener la mesa de diálogo y otra es tener una mesa de negociaciones. Aquí nosotros no vinimos a negociar nada. Diálogo, sí; entendimiento en grandes temas, si...Pero dame esto, dame aquello, no", reiteró el "hijo de Chávez".

Al encuentro acudieron, junto con Aveledo, los gobernadores Henrique Capriles y Henri Falcón (convocados hoy al Palacio de Miraflores por Maduro, en una nueva jornada económica) y otros dirigentes como Henry Ramos (Acción Democrática), Omar Barboza (Un Nuevo Tiempo), Simón Calzadilla (Movimiento Progresista) o Andrés Velásquez (La Causa Revolucionaria), que reveló: "Expusimos con precisión la poca voluntad del gobierno y las trabas que pone. El diálogo como tal no existe".

La Nunciatura, convertida en un confesionario para los opositores, también se transformó en algo parecido a un diván para la Unasur, que se juega parte de su credibilidad en Venezuela.

"Este tipo de procesos toma su tiempo y la prudencia en las declaraciones es fundamental para permitir los avances", reseñaron en un comunicado previo a la reunión de ayer.

Del editor: por qué es importante. La oposición sabe que cerrar del todo la puerta al diálogo puede ser un arma de doble filo que le daría más legitimidad a Maduro.

Fuente: Yahoo

AJ

Categoria: