La CIDH preocupada por la situación de la libertad de expresión en Venezuela

Por disposición del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) del 31 de julio de 2009, 34 radioemisoras de FM y AM debieron cesar sus transmisiones.

En las decisiones que revocan los permisos se habría argumentado razones técnicas relativas al incumplimiento de la ley de telecomunicaciones, dijo el organismo.

Por otro lado, la CIDH recibió información de que las autoridades habrían anunciado como una de las razones para proceder a los cierres que se trata de emisoras que "juegan a la desestabilización de Venezuela".

"La CIDH expresa su preocupación por la existencia de elementos que sugieren que la línea editorial de estos medios habría sido una de las motivaciones para el cierre de estas radioemisoras", señaló.

La CIDH reconoció que el Gobierno tiene la facultad de regular las ondas radioeléctricas, pero señaló que esa facultad debe aplicarse "con un estricto apego al debido proceso y respetando los estándares interamericanos que garantizan el derecho a la libertad de expresión de todas las personas".

En particular, manifestó, las limitaciones impuestas a la libertad de expresión "no deben fomentar la intolerancia, ni pueden ser discriminatorias, producir efectos discriminatorios o estar fundadas en la línea editorial de los medios de comunicación". EFE

Categoria: