Estudiantes en huelga: “O nos meten presos, o nos asesinan o nos prestan atención”

La sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Redoma de Guaparo en Carabobo, se convirtieron en las casas de un bloque numeroso de estudiantes que claman por justicia y por vivir en democracia. Lorent Sale, estudiante de la universidad Alejandro Humbolt y uno de los 11 imputados por grafitear en la protesta contra la ley Orgánica de Educación (LOE) le dirigió unas palabras a Luisa Ortega Díaz, fiscal general de la República y al Ministerio Público: "Frente al totalitarismo, lo importante es vencer el miedo y eso es lo que estamos haciendo. O nos ponen preso, o nos asesinan o nos prestan atención".

Aprovechando que todavía le queda ánimos para conversar, pues desde el jueves sólo ingiere líquidos, el huelguista exigió la liberación de su compañero Rivas Castillo, así como el pronunciamiento de la comunidad internacional sobre la situación de los presos políticos en el país. "Señor Presidente, si usted dice que en Venezuela no se violan los derechos humanos, entonces por qué teme la visita de la comisión". Insistió que la juventud no tiene miedo y así "llueve, truene o relampaguee" seguirán apostados en las calles de la ciudad.

Hoy se cumplen tres días de la huelga de hambre liderizada por estudiantes de las diferentes universidades del país. En un principio el bloque sumaba 13 jóvenes, pero la cifra va en aumento. Alfredo Romero, uno de los abogados que lleva el caso del preso político Julio Rivas, confirmó a través de la página Twitter que "ya van más de 20 estudiantes frente a la sede" y en Valencia confirmó la unión de seis estudiantes a la protesta de no consumir alimentos.

Rebeca Rojas, es una de las huelguistas que conforman el grupo de los seis estudiantes en Carabobo. Manifestó no sentirse arrepentida de estar entregando su salud porque su país siga siendo democrático. "Aquí lo que tengo es agua, bebidas energéticas y sueros. Es un riesgo que mis compañeros y yo corremos sin duda, porque no estamos alimentándonos con sólidos, pero no importa, la comunicación nos fortalece y nuestros padres nos apoyan".

Morir en democracia

En horas de la tarde de ayer, la página Twitter lanzaba informaciones sobre la posibilidad de que por orden del Ministerio de Interior y Justicia (MIJ) desalojaran a los estudiantes protestando frente a la sede de la OEA. Pedro Marcano, secretario general de la Federación de Centros Universitarios en la universidad de oriente núcleo Nueva Esparta, al enterarse sobre la presunta orden de desalojo refirió: "Nos tendrán que matar, pero de aquí no nos vamos hasta encontrar una respuesta por parte de la comisión y que nuestros deseos de no tener más presos políticos sean escuchados".

La misma opinión la compartió Rodolfo Spitaleri, dirigente estudiantil del estado Anzoátegui, quien prefiere "morir por la democracia que vivir en dictadura". Hizo el mismo llamado al Gobierno para que le permita la entrada al país a la comisión. "Hasta (Roberto) Micheletti (presidente de Honduras), a quien el presidente Chávez llama dictador dejó entrar a la comisión y aquí en Venezuela no les permiten la entrada desde hace seis años". Otro de los estudiantes que sumado a la protesta es Jorge Márquez, quien expresó: "Las cárceles son para delincuentes, no para dirigentes políticos, estudiantes y padres de familia que lo único que han hecho es disentir del Gobierno".

Alfredo Romero, defensor de Rivas, informó que los estudiantes que participan en la huelga lo escogieron como intermediario para que abogue por éstos ante la OEA. Mientras tanto, los jóvenes continúan bajo las nubes de Caracas y Valencia, sin consumir alimentos y exigiendo ser atendidos por la comisión y la "justicia" venezolana.

Muchos

En Venezuela hay más de 300 jóvenes y estudiantes con procedimientos penales abiertos por el ejercicio del derecho a la protesta. EL caso más reciente es el de Julio Rivas, estudiante de la Universidad Alejandro Humbolt, quien fue apresado el pasado 22 de agosto por salir a las calles a protestar contra la Ley Orgánica de Educación (LOE).

Coraje

Aziel Figueroa Betancourt. El alcalde metropolitano Antonio Ledezma, en visita ayer a la ciudad, aplaudió a los estudiantes que se mantienen en huelga de hambre frente a la OEA, considerándolo un acto valiente no sólo en rechazo a la privativa de libertad de Julio Rivas sino un "gesto de solidaridad" con todos los presos políticos y exiliados. "Es una protesta más que razonada y parte de la conflictividad que vive el país. El esfuerzo en sí mismo es un resultado porque tiene un valor moral. Es una lucha basada en los principios. Están dando un ejemplo al país que requiere coraje y resistencia".

La Verdad
María de los Santos Galbán
http://www.laverdadzulia.com/detnotic.php?CodNotic=20720

YU

Categoria: