Nueva política de cadena de panaderías que prueba el altruismo: Pague lo que quiera