9 pensamientos tóxicos que destruyen una relación

De acuerdo con el reconocido psicólogo estadounidense Jeffrey Bernstein, del portal Psychology Today, la mayoría de los problemas de una relación pueden resolverse si eliminamos ciertas maneras de pensar y trabajamos en una convivencia más amena.

9 pensamientos tóxicos que debemos evitar

Para Bernstein, en la medida en que distorsionamos, exageramos y nos centramos excesivamente en este tipo de pensamientos, la relación puede morir.

1. La trampa “Todo-o-Nada”

¿Sueles pensar o decir la típica frase: “¡Nunca haces lo que te pido!”? ¡Cuidado! Estás extrapolando una acción particular a un pensamiento absoluto. Ves a tu pareja “siempre” haciendo las cosas mal, o “nunca” haciendo lo correcto.

2. Conclusiones catastróficas

Cuando se exageran las acciones negativas y eventos relativos a la otra pareja, estas cayendo en este tipo de conclusiones catastróficas. Bernstein pone un ejemplo: “Rebotó este cheque y ahora estaremos arruinados”.

3. La bomba “debería”

“El debería saber lo mal que me siento sin que yo se lo diga”, es una típica frase de este tipo de pensamiento. La repiten aquellas y aquellos que asumen que su pareja debe conocer todas sus necesidades por arte de magia, en lugar de decírselas directamente. ¡Se ahorrarían tantos disgustos!

¿Cuál es la palabra capaz de destruir tu relación?

4. Etiquetas negativas

Injusta y negativamente etiquetas a tu pareja y dejas de ver sus cualidades positivas. ¿Te suena?

5. El juego de la culpa

Como decimos líneas arriba, otra vez, injusta e irracionalmente culpas a tu pareja por todos los problemas o al menos los más grandes de la relación. (“Por culpa tuya, mi vida es una desgracia”, por ejemplo).

6. Cortocircuitos emocionales

Ocurren cuando una persona se convence de que las emociones de su pareja no pueden ser manejadas.

7. Imaginación hiperactiva

Bernstein explica este pensamiento a través de la siguiente frase: “Anda tan preocupado últimamente, debe estar engañándome con otra”. Es cuando se llega a conclusiones negativas sobre la pareja, que no tienen fundamento en una realidad comprobada.

8. Ilusión de manipulación

Tratas de ser más astuto que tu pareja y erróneamente supones que él o ella se comporta de cierta manera porque tiene un objetivo detrás. (“Sólo está siendo amable conmigo porque quiere salir solo este fin de semana”).

9. Perderse en la desilusión

Bernstein explica que esto ocurre cuando te centras en las expectativas idealizadas de tu pareja que tienen sus raíces en el pasado. Pone el siguiente ejemplo: “Ahora sólo se preocupa por su trabajo, es como todos los otros que nunca se preocuparon por mi”.

Este experto en relaciones humanas afirma que ser capaz de buscar y detenerse en la cualidades y comportamientos positivos de la pareja, es la clave para superar estos pensamientos tóxicos. ¿Estás de acuerdo?

Fuente: Actitud Fem

AJV

Categoria: