Venezuela abre al mundo las puertas de Faja del Orinoco sin ceder el control