¿Se imagina? Los británicos pasan seis meses de su vida hablando del tiempo