Antonini confirma que ingresó a la sede del Gobierno argentino sin ser registrado

El empresario llegó a Buenos Aires el 4 de agosto de 2007 en un avión rentado por funcionarios de la estatal Energía Argentina (Enarsa) que regresaban de Caracas junto con directivos de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

En ese avión viajaron, además de Antonini, Daniel Uzcátegui Matheus, ex vicepresidente de PDVSA, y su hijo, Diego Uzcátegui Specht, y el entonces titular del organismo de control de concesiones viales de Argentina, Claudio Uberti, y su secretaria, Victoria Bereziuk.

Al ingresar a Argentina, Antonini intentó ingresar sin declarar un maletín con 800.000 dólares, que le fue incautado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Dos días después, el 6, en el marco de un acto presidido por los mandatarios de Argentina, Néstor Kirchner, y de Venezuela, Hugo Chávez, Antonini ingresó a la Casa Rosada junto a Bereziuk y Marjorie Gutiérrez, directiva de PDVSA.

Beresiuk había declarado en la causa que lleva adelante el juez argentino Daniel Petrone por contrabando que Antonini estuvo ese día en la Casa Rosada.

Esta semana, un vídeo aportado a la investigación por el estatal Canal 7 de la televisión argentina mostró imágenes de Antonini en el acto.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuya interpelación reclama la oposición, puso en duda este viernes la veracidad de la filmación y aseguró que en los registros de la sede gubernamental no consta el ingreso del empresario venezolano, cuya extradición desde los Estados Unidos reclama la Justicia argentina.

"Entramos por un lateral. No nos dejaban ingresar con el vehículo. Victoria (Beresiuk) bajó el vidrio y mostró una credencial, pero le dijeron que no podía ingresar. Hizo un llamado telefónico.Volvió a mostrar su credencial y la dejaron pasar", explicó a Perfil Antonini sobre cómo ingresaron a la Casa Rosada.

El empresario confirmó que "nunca" le pidieron una identificación.

"Entramos por un costado. Subimos unas escaleras y llegamos a un lugar donde había unos detectores de metales iguales a los de los aeropuertos, pero nosotros pasamos por un costado. Salteamos el control sin que nadie nos pregunte nada", relató.

Antonini señaló que aunque "había mucho control", "nadie" les "preguntó nada".

"Yo sabía que eso pasaba porque estaba junto a la gente de De Vido", señaló.

El "caso del maletín" desembocó en un escándalo a fines de 2007, cuando en un juicio por espionaje venezolano en Estados Unidos un fiscal de Miami difundió grabaciones de conversaciones de Antonini Wilson, según las cuales los 800.000 dólares estaban destinados a la campaña electoral de la actual presidenta de Argentina, Cristina Fernández. EFE

EA

Categoria: