En el frustrado atentado en el aeropuerto de Detroit se incluía el potente explosivo "pentrita"