Perrier-Jouët bicentenario, edición limitada

El champagne se llama Living Legacy. Es una botella magnum de Perrier-Jouët de 1998 y como su propio nombre indica está pensada para ser una leyenda viviente. Sí, porque la idea es que quien quiera comprar la botella la deje como herencia a sus generaciones y sea abierta dentro de 100 años.

El cofre dónde está la botella es espectacular, aunque sinceramente para mi estos precios no los vale ni el mejor de los tesoros. Aunque entiendo perfectamente que para una élite de personas tenga algún sentido. El aburrimiento.

Fuente: Directoalpaladar

EA

Categoria: