10 consejos para cocinar pescado en Semana Santa

Boris Brito, enfermero de Promoción y Prevención de la Nueva EPS, da los siguientes consejos:

1. Compre el producto en un lugar de confianza. Es muy importante tener la garantía de su idoneidad en cuanto la procedencia, el manejo y la manera de exhibirlo al público.

2. Los siguientes detalles del producto le pueden ayudar a detectar irregularidades:

a. Ojos: que estén dentro del lugar que les corresponde, que sean firmes, brillantes, que tengan la pupila oscura y que no presenten ningún color extraño.
b. Agallas: que no presenten sustancias viscosas ni olores muy fuertes. Que sean de color homogéneo rojizo y que conserven cierta humedad.
c. Cuerpo del pescado: debe estar firme y adherido al hueso, que al pasar la mano conserve su estado natural y no se deslice o se pegue a los dedos.
d. Escamas: deben presentar consistencia y firmeza entre ellas, si están viscosas no es un buen síntoma.
e. Piel: firme, húmeda, tersa, adherida al músculo, sin arrugas ni laceraciones
f. Olor: si bien es cierto el pescado tiene un olor característico, este no debe ser muy fuerte. Este es el principal indicador del estado del producto.

Sin embargo, el manejo del pescado en la casa también puede generar riesgo. Así que se recomienda:

1. Evitar la ‘contaminación cruzada’: Es fundamental que no se mezclen fluidos del pescado con los de otros alimentos. A la hora de la preparación, dedíquese solo a este producto, y posteriormente prepare los complementos.

2. Conservar el producto en recipientes herméticos hasta la hora de ponerlos a cocinar. No exponerlos por un tiempo prolongado al ambiente para evitar la rápida descomposición.

3. No dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de dos horas, ni descongelar a temperatura ambiente.

Fuente: Caracol

AJV

Categoria: