OPEP: 70-80 dólares es un precio que permite invertir en nuevas capacidades

El Badri, que participaba en París en la décima Cumbre Internacional del Petróleo, respondió a una pregunta de la prensa sobre si un precio de 70-80 dólares por barril sigue siendo el objetivo de la OPEP y señaló que le parece "un precio honorable, pero no se puede alcanzar en este momento" debido a la crisis.

"No es un objetivo de precio (de la OPEP), es un precio con el que podemos invertir en nuevas capacidades", antes de indicar que esperaba que el barril pudiera subir conforme la economía mundial se recupere.

En cualquier caso, puntualizó que el "cártel petrolero" no quiere que el crudo vuelva a situarse en las cimas a las que llegó el pasado verano, en torno a los 150 dólares el barril.

El secretario general se mostró prudente sobre el grado de cumplimiento de los recortes de producción decididos por la OPEP, que fueron confirmados por sus ministros en la reunión que mantuvieron el mes pasado.

Avanzó que en marzo el recorte habrá sido superior al de febrero, pero no quiso adelantar si podría llevarse a cabo un cambio en la política de la organización porque "tenemos que esperar y ver" los resultados.

El Badri se limitó a recordar que las decisiones se tomarán en la próxima reunión ministerial de la OPEP, programada para el próximo 28 de mayo en Viena.

El secretario general manifestó su inquietud por la gran volatilidad del mercado del petróleo que pone en peligro muchos proyectos de entrada en producción de nuevas capacidades, y por la incertidumbre que planea sobre el sector.

A ese respecto, recordó que -según sus propias previsiones- la demanda de crudo para la OPEP en el horizonte de 2020 podría variar de 29 a 38 millones de barriles diarios, y que esa diferencia en la horquilla implica una variación del nivel de inversiones de 300.000 millones de dólares.

El ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed Al Hamili, se pronunció en favor de una "mayor regulación" del mercado petrolero para evitar la "excesiva volatilidad, que es muy problemática y no beneficia a nadie".

"Los precios del petróleo tienen que estar a niveles que permitan el crecimiento económico", pero también la inversión en nuevas capacidades para responder a la demanda del futuro.

Preguntado sobre los problemas medioambientales derivados del uso de hidrocarburos y la responsabilidad de los productores, el secretario general de la OPEP replicó que deberían ser los países desarrollados los que se esforzaran por abordar esas cuestiones.

Lo justificó por el hecho de que los miembros de la OPEP no tienen capacidad para hacerlo en la medida en que son países en desarrollo, pero sobre todo porque los países ricos reciben más ingresos que ellos mismos por el petróleo a través de los impuestos que imponen al consumo de hidrocarburos. (EFE)

Categoria: