Acusan a Obama de "adoctrinar" por pedir a los estudiantes que cumplan con su deber

"Necesitamos que cada uno de ustedes desarrolle sus talentos, su inteligencia y sus habilidades para poder resolver nuestros problemas más difíciles", instó.
"Si no lo hacen, si abandonan la escuela, no sólo se abandonaran a ustedes mismos, abandonaran a su país", recalcó, entre los entusiastas aplausos de los estudiantes presentes.
El discurso del presidente estadounidense había recibido numerosas críticas desde que se anunció la semana pasada.
Grupos conservadores habían considerado que el mensaje del presidente equivalía a un "adoctrinamiento" político.
Asociaciones de padres protestaron porque el discurso se transmitiera en las escuelas y algunos centros educativos optaron por no mostrarlo a sus alumnos o pedir el permiso paterno para que los niños escucharan el mensaje.
En la escuela Wakefield, que cuenta con cerca de 1.400 alumnos, un grupo de manifestantes se concentró en sus puertas a la espera de la llegada del presidente estadounidense.
Otros miembros del Gobierno de Obama tenían previsto también pronunciar discursos similares en otras escuelas.
El secretario de Educación, Arne Duncan, opinó hoy que la polémica carece de sentido y recordó que otros presidentes también se han dirigido a los estudiantes para pedirles que se esfuercen al comenzar el año escolar.
El presidente George Bush lanzó un mensaje similar en 1991 a los estudiantes en un discurso televisado desde una escuela, en el que les instó a decir "no" a las drogas y a poner todo de su parte en las clases. Entonces fueron los demócratas quienes acusaron al mandatario de politizar a los estudiantes.
En parte, la polémica actual tiene sus raíces no tanto en el discurso en sí sino en una propuesta de lección sugerida por el Departamento de Educación para acompañar el mensaje de Obama.
La propuesta inicial recomendaba que los estudiantes redactaran cartas en las que expusieran "lo que pueden hacer para ayudar al presidente".
Duncan reconoció que esa parte de la propuesta se podría haber redactado mejor e indicó que se ha modificado para que, en su lugar, los estudiantes analicen qué es lo que pueden hacer para hacer realidad sus propias metas.
Obama, que en su mensaje no aludió en ningún momento a la polémica, contó con un aliado inesperado, la ex primera dama Laura Bush.
Desde París, Laura Bush -una firme luchadora contra el analfabetismo- valoró la iniciativa de Obama, y dijo que los padres deben "seguir su ejemplo y animar a sus propios niños a permanecer en la escuela, a estudiar mucho, e intentar lograr el sueño que poseen".
Otros no estuvieron tan convencidos. El Instituto Cato, un centro de estudios conservador, opinó en un comunicado en su página de Internet que "pese a su tono generalmente inocuo, el discurso contiene algunas afirmaciones políticas e ideológicas controvertidas".
"No importa lo inocuo que sea el contenido en general, ciertamente puede ser un discurso con metas muy políticas que pretende mostrar al presidente a la cálida luz de un hombre que se preocupa por los niños".
EFE

Categoria: