Obama y Hollande defienden crecimiento en Europa y que Grecia siga en el euro

La reunión que mantuvieron ambos en la Casa Blanca también sirvió para que Hollande ratificara que planea sacar a las tropas francesas de Afganistán a finales de 2012, dos años antes del calendario de retirada fijado por la OTAN, aunque explicó que París seguirá colaborando "de una forma diferente" en la transición en el país asiático.

En una comparecencia en la que ninguno de los dos admitió preguntas, Obama dijo que habló con Hollande de propiciar en la Cumbre del G8 que comienza hoy a las afueras de Washington un debate sobre "cómo manejar un enfoque responsable de la consolidación fiscal asociado a un programa de crecimiento fuerte" en Europa.

La difícil situación en la eurozona es un asunto "de extraordinaria importancia" para la economía mundial, subrayó Obama.

"El crecimiento debe ser una prioridad", apuntó por su parte Hollande, quien agregó que Obama y él estuvieron de acuerdo en que Grecia "debe permanecer en la eurozona".

El encuentro tuvo poco de bilateral en cuanto a que, como reconoció Obama, buena parte de la discusión estuvo centrada en analizar la crisis en la eurozona.

Con vistas a las elecciones de noviembre, en las que buscará un segundo mandato, a Obama le interesa que la eurozona salga de la crisis porque eso repercutirá favorablemente en la recuperación económica en EE.UU., todavía frágil.

En varias intervenciones en los últimos meses, Obama ha sugerido a Europa que aplique la misma receta que ha adoptado EE.UU. ante la crisis, que pasa por combinar control fiscal con crecimiento y creación de empleos.

Mientras, en su defensa de introducir políticas de crecimiento en Europa, Hollande ha encontrado en Obama a un aliado frente a la férrea defensa de la austeridad que hace la canciller alemana, Angela Merkel, quien también participará en la Cumbre del G8 en Camp David (Maryland).

En cuanto a Afganistán, Hollande explicó que le recordó a Obama la "promesa" que le ha hecho a sus compatriotas de retirar las tropas francesas a finales de este año.

"Vamos a seguir apoyando a Afganistán de una manera diferente. Vamos a buscar un formato diferente. Y eso se hará con un buen entendimiento con nuestros aliados, dentro de la ISAF (la misión de la OTAN)", remarcó Hollande.

La discusión de cómo colaborará Francia en la transición en Afganistán a partir de 2013 tendrá lugar en la Cumbre de la OTAN que se celebrará a partir de este domingo en Chicago (EE.UU.), según el mandatario.

"Es importante que sigamos comprometidos en ayudar a los afganos a construir su seguridad y a continuar por el camino del desarrollo", enfatizó Obama.

Sobre Irán, a menos de una semana de la segunda ronda de negociaciones sobre su programa nuclear, Hollande afirmó que ese diálogo requiere "firmeza" para impedir que Teherán desarrolle un arma nuclear.

Los dos líderes también hablaron de la situación en Siria y de la transición en Egipto y Túnez, todos ellos asuntos "de crucial importancia", en palabras de Obama.

Hubo tiempo, además, para bromear como ejemplo de la buena sintonía que, según la Casa Blanca, Obama tuvo con el expresidente Nicolas Sarkozy y quiere mantener ahora con Hollande.

Según su biografía, Hollande "pasó un tiempo en Estados Unidos en su juventud estudiando la comida rápida (...) Estaré interesado en sus opiniones sobre las hamburguesas con queso (cuando estemos) en Chicago", bromeó Obama.

"No diré nada en contra de las hamburguesas con queso", respondió Hollande.

Antes de partir hacia Camp David, la residencia de descanso presidencial de EE.UU., para la Cumbre del G8, los dos presidentes compartieron un almuerzo en compañía de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius. EFE

Categoria: