Quinto día de rebelión policial en Bolivia y gobierno denuncia golpe

Los uniformados de bajo rango rechazaron la acusación y siguen atrincherados en la sede de una Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP, antimotines), convertida estos días en su cuartel general, a media cuadra de la Plaza de Armas de La Paz, donde se encuentra el palacio presidencial, constató la AFP.

Tras choques con manifestantes progubernamentales en la mañana del lunes, unos 1.000 policías amotinados ocuparon la Plaza de Armas, mientras el Palacio de Gobierno está con las puertas cerradas y no se ha informado si Morales está en el lugar, aunque en su interior existe una nutrida vigilancia militar.

Los rebeldes han realizado varias marchas de protesta en calles aledañas a la Plaza de Armas con estribillos adversos al mandatario: "¡Evo, 'Goni' (el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, obligado a dimitir en 2003 por una rebelión popular), la misma porquería!", "¡Motín, motín, motín policial!".

Durante la segunda gestión del liberal Sánchez de Lozada (1993-97 y 2002-03), policías y militares chocaron en febrero de 2003 en la Plaza de Armas, con un saldo de 14 muertos, tras un motín de los agentes, opuestos a la creación de un impuesto al salario.

Más cuarteles policiales se suman al motín

El motín policial por mejores salarios comenzó el jueves con una huelga de hambre y la decisión de unos 10 cuarteles de no realizar su trabajo, como patrullajes callejeros; luego subieron a unos 20, junto a algunas comandancias regionales, y este lunes oscilaban entre los 25 y 30.

La rebelión persiste en las principales ciudades de Bolivia: La Paz, El Alto (oeste), Cochabamba (centro), Santa Cruz (este), Sucre (sureste), Tarija (sur), Oruro (sur), Potosí (sureste) y Trinidad (noreste). Los uniformados son unos 30.000 y la mayoría está amotinada o en emergencia.

"Vamos a seguir con nuestras protestas, porque son justas", afirmó en Santa Cruz, una de las guarniciones más numerosas de Bolivia, el líder de los rebeldes regionales, sargento Omar Huayllani.

Las bases de los policías, sargentos, cabos y tropa, rechazaron un acuerdo firmado el domingo entre sus dirigentes y el ministro de Interior, Carlos Romero, pues no recogía su principal demanda: salario mínimo de 2.000 bolivianos (unos 287 dólares).

Los uniformados de base ganan un sueldo promedio de 1.300 bolivianos (186 dólares) y un bono mensual equivalente a 57 dólares, mientras que el gobierno sólo prometió un reajuste, en forma de bono mensual extra, de 220 bolivianos (32 dólares). El salario mínimo nacional vigente es de 1.000 bolivianos (143 dólares).

Gobierno acusa a fuerzas oscuras con fines golpistas

Mientras el conflicto policial sigue una curva creciente, sin aparente solución inmediata, el presidente Morales, su vicepresidente Alvaro García y sus ministros han afirmado por tercer día consecutivo que la derecha pretende usar el motín policial para encarrilar un plan golpista.

"Hay fuerzas oscuras con fines golpistas", martilló este lunes nuevamente el gobierno, por voz del vicepresidente García, quien señaló a grupos ligados con la derecha, aunque sin identificarlos.

Morales dijo el domingo en un acto público que incluso, quieren "matar" al ministro de Interior, Carlos Romero, y "atacar con bombas molotov" a las Fuerzas Armadas.

El vicepresidente aseguró que los afanes antidemocráticos buscan hacer coincidir el motín policial con la marcha de indígenas que se encuentra en las puertas de La Paz, tras partir a fines de abril una caminata en Trinidad (600 km al noreste), en rechazo a una carretera que el gobierno insiste construir por la reserva ecológica TIPNIS.

El líder de los indígenas, Fernando Vargas, respondió que "no está en nuestra plataforma de demandas el golpe, en nuestra plataforma de demandas está defender nuestro territorio", dijo.

"No veo, en absoluto, un escenario de golpe, no se hacen golpes con dos carabinas (armas)" en las calles, dijo a la AFP el sociólogo y profesor universitario, Carlos Cordero.

"El gobierno se ve desorientado, tiene una imagen desfavorable y quiere cambiar esa imagen, tratando de sumar apoyo hacia su gestión", acotó el investigador.

Entre tanto, el oficialismo convocó a sus bases campesinas y sindicales a marchar sobre La Paz, en apoyo al presidente Morales, argumentando afanes golpistas, lo que podría abrir un panorama convulso con choques con los policías amotinados.

Los militares no se han pronunciado.AFP

Categoria: