Alemania mira al este alemán, en unos comicios marcados por el voto ultra

Alemania mira al este alemán, en unos comicios marcados por el voto ultra

Unos cinco millones y medio de electores están convocados este domingo a las urnas para los comicios regionales de Sajonia y Brandeburgo, dos "Länder" (estados federados) del este alemán que podrían dar un fuerte impulso a la ultraderecha.

El recuerdo del inicio de la II Guerra Mundial, el 1 de septiembre de 1939, con la "guerra relámpago" lanzada por la Alemania nazi contra Polonia, no parece dañar a la actual ultraderecha, Alternativa para Alemania (AfD), desde 2017 la primera fuerza de la oposición en el Bundestag (Parlamento federal).

Mañana se conmemorará en Varsovia ese día amargo; también este domingo están convocados a las urnas los electores de ambos "Länder", con un peso demográfico modesto en un país de 82 millones de habitantes, pero de los que puede surgir una ultraderecha aún más envalentonada.

Si los pronósticos se cumplen, uno de cada cuatro votantes se decantará en Sajonia por ese partido; en Brandeburgo, se estima que será uno de cada cinco quienes voten al líder de la AfD en el "Land" que rodea Berlín, Andreas Kalbitz, con vínculos con el neonazismo.

El último sondeo de la televisión pública ZDF apunta a que la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel defenderá claramente su posición de primera fuerza en Sajonia, el puesto que ha tenido desde la reunificación alemana (1990).

A la CDU sajona se le pronostica un 32 % -una clara caída respecto al 39,4 obtenido en 2014-, mientras que la AfD obtendrá un 24,5 % -frente al 9,7 % de entonces-, según esas estimaciones.

En Brandeburgo, al hasta ahora dominante Partido Socialdemócrata (SPD) se le prevé un 22 % -y una nueva sangría de votos, respecto al 31,9 % de las anteriores regionales-, apenas un punto de ventaja sobre la AfD del radical Kalbitz.

De ser ésta la correlación de fuerzas resultante de las urnas, las dos formaciones de la coalición de gobierno Merkel habrán evitado "lo peor". Es decir, que la AfD les arrebate la posición de fuerza más votada.

Pero tanto los conservadores de la canciller como sus socios en Berlín habrán encajado una nueva caída de votos, sin haber llegado aún a la mitad de la presente legislatura, tras la que Merkel se despedirá del poder.

La ultraderecha está descartada como socio o aliado externo por el resto de las formaciones políticas, sea cual sea su resultado en las urnas y tanto a escala federal como regional.

El primer ministro sajón, el conservador Michael Kretschmer, quien gobierna en Dresde aliado con el SPD, ha insistido que no abrirá la puerta a la AfD, aunque desde el ala más derechista de su partido han surgido voces apuntando a la necesidad de "hablar" con ellos.

Su colega en Brandeburgo, el socialdemócrata Dietmar Woidke, gobierna con La Izquierda como socio y no descarta a ningún aliado futuro, salvo obviamente la ultraderecha.

La campaña electoral en ambos "Länder" ha estado marcada por la movilización general contra el enemigo común, la AfD, y el compromiso de mantenerlo arrinconado políticamente.

La única formación que, junto con la ultraderecha, va a crecer, según los pronósticos, son los Verdes, cuyo líder a escala federal, Robert Habeck, ha estado omnipresente en la campaña regional.

El partido ecologista fue durante años una formación marginal en el antiguo territorio-germanooriental, donde el voto izquierdista se iba hacia el poscomunista Partido del Socialismo Democrático (PDS) -ahora integrado en La Izquierda-.

Los Verdes son ahora fuerza emergente en todo el país, aupados por el voto joven y la alarma por la crisis climática, principal preocupación de muchos alemanes, tanto en el este como en el oeste.

El sondeo de la ZDF pronostica para los ecologistas un 14,5 % en Brandeburgo y un 11,5 % en Sajonia, más del doble de lo obtenido en ambos "Länder" en 2014 y el mejor resultado del partido en el este del país.

La mayoría de los partidos celebraron ayer sus últimos grandes mítines. Este sábado seguirán en campaña, en actos de formato más reducido, ya que en Alemania no hay jornada de reflexión.

Los colegios electorales abrirán a las 06.00 GMT (08.00 locales) y cerrarán a las 16.00 GMT (18.00 locales). EFE

IR

Categoria: