Áñez instruye un plan para resguardar los votos en los comicios de Bolivia

Áñez instruye un plan para resguardar los votos en los comicios de Bolivia

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, pidió un plan conjunto a lo ministerios de Defensa y Gobierno (Interior) para resguardar los votos de los bolivianos en las elecciones nacionales previstas para el próximo 3 de mayo.

"Un voto resguardado se convierte en un voto respetado", enfatizó Áñez durante un mensaje desde el palacio de Gobierno en La Paz con ocasión del Día del Estado Plurinacional, instituido por Evo Morales.

La elección más observada

La mandataria, que no detalló las razones ni las características del plan que instruyó, mencionó que los comicios próximos serán "el proceso electoral boliviano abierto, mejor acompañado y más observado" de la historia del país.

Áñez en su discurso resaltó las gestiones que su Gobierno ha realizado ante organismos internacionales para conseguir recursos económicos para las elecciones generales, que según dijo han comprometido su respaldo.

La presidenta transitoria resaltó el compromiso de organismos internacionales como las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, además de gobiernos como el de Estados Unidos y de la Iglesia católica.

"Tengan la certeza de que se podrán votar y elegir sin miedos ni temores. Tu voto hermano boliviano será ejercido y contabilizado en libertad", declaró Áñez.

Las elecciones del pasado octubre en Bolivia, en las que Evo Morales había sido proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo, fueron luego anuladas tras denuncias de fraude a su favor e informes de organismos internacionales sobre irregularidades en el recuento de votos.

Un nuevo trabajo conjunto

De darse el plan que Áñez encomendó a los ministerios de Defensa y Gobierno, sería la tercera ocasión en que estas reparticiones del Estado realizan acciones conjuntas en Bolivia en los últimos meses.

La primera vez fue cuando, tras renunciar Morales denunciando un golpe de Estado para derrocarlo, el 11 de noviembre pasado militares y policías salieron a las calles para resguardar la seguridad pública ante las protestas de seguidores del expresidente.

Aquella ocasión los operativos de las fuerzas de seguridad conjuntas ante manifestantes dejaron en las ciudades de Sacaba y El Alto alrededor de dos decenas de fallecidos, en situaciones aún bajo investigación en las que se acusó a militares y policías de haber utilizado armamento letal.

La segunda ocasión de un trabajo conjunto se ha producido el pasado jueves, cuando nuevamente militares y policías han iniciado operativos en las calles del país con tareas de resguardo del orden público.

El Gobierno interino tomó esta determinación tras la advertencia de un líder cocalero afín a Morales que anunciaba que este 22 de enero iba a finalizar la resistencia pacífica en sectores como el trópico de Cochabamba, bastión político y social del exmandatario.

El camino de las elecciones

Durante su informe al país, Áñez recordó algunos pasos que tomó su Gobierno como la presentación de una ley electoral transitoria, "aprobada por consenso" en el Parlamento boliviano con los legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, que tiene mayoría.

Aquella norma declaró nulos los comicios del 20 de octubre pasado.

Áñez destacó pasos de su gestión gubernamental para contar con un nuevo Tribunal Supremo Electoral con miembros de "reputación intachable e imparciales", después de que el anterior fuera procesado por supuesto fraude en los comicios de octubre.

Bolivia conmemora este miércoles el Día del Estado Plurinacional, una jornada festiva instituida por Morales en 2010 que rememora su primera investidura presidencial en 2006.

El Gobierno transitorio de Áñez ha decidido respetar esta fecha, aunque las celebraciones y actos que se solían hacer en los casi catorce años de gestión de Morales han cambiado drásticamente.

Hasta el año pasado, el exmandatario solía dar un informe ante el Parlamento boliviano que llegó a durar más de cinco horas en 2016 y que tenía mayor relevancia que aquel que también debía ofrecer cada 6 de agosto, día en el que Bolivia celebraba su independencia.

Esta vez el mensaje presidencial se emitió desde palacio de Gobierno y sin que el Legislativo boliviano haya emitido una convocatoria para una sesión especial. EFE

YS

Categoria: