Arranca el debate de la primera moción de censura al Gobierno socialista portugués

Arranca el debate de la primera moción de censura al Gobierno socialista portugués

El Parlamento portugués comenzó a debatir hoy la primera moción de censura al Gobierno socialista, presentada por el democristiano CDS, el partido más a la derecha de la Asamblea, por su gestión de la tragedia de los fuegos de este año.

"El Estado portugués falló, como todos han reconocido, desde el presidente de la República a todos los partidos sin excepción", afirmó la líder del CDS, Assunção Cristas, al abrir el debate, en el que recordó las más de cien víctimas mortales que han dejado los incendios este año.

Según Cristas, esta moción es "la voz de la indignación de millones de portugueses y el tributo a todos los que perdieron la vida por la incompetencia del Gobierno".

La propuesta del CDS, titulada "Por los fallos del Gobierno en los trágicos incendios de 2017", será sometida a votación tras el debate en la Asamblea de la República, donde los socialistas están en minoría, por lo que los votos de sus diputados no serán suficientes para frenar la moción.

Sin embargo, sus socios de la izquierda radical -el marxista Bloque de Izquierda, el Partido Comunista Portugués y el ecologista Los Verdes- ya han anunciado que votarán en contra de la moción, por lo que se prevé que el Ejecutivo de António Costa se salve.

La iniciativa sí será apoyada, además de por el CDS, por el socialdemócrata PSD, principal partido de la oposición conservadora.

En 43 años de democracia portuguesa se han presentado 29 mociones de censura contando la de hoy, pero sólo una salió adelante, la que sufrió en 1987 el Gobierno de Aníbal Cavaco Silva, que después consiguió la mayoría absoluta en las elecciones anticipadas.

La moción al gabinete de Costa, la primera que se presenta a raíz de una tragedia, se debate el mismo día en el que el número de víctimas mortales provocado por la oleada de incendios del 15 de octubre aumentó a 45, después del fallecimiento de una persona que estaba hospitalizada.

A ellos se suman los 64 muertos que causó a mediados de junio la tragedia de Pedrógão Grande, que dejan un saldo de víctimas por los incendios que supera el centenar de personas.

Estas dos tragedias no sólo han llevado al Gobierno portugués a afrontar una moción de censura, sino también una remodelación, a raíz de la dimisión de la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa.

El hasta entonces ministro adjunto Eduardo Cabrita sustituyó a Urbano de Sousa y tomó posesión el pasado sábado.

Ese día, el Ejecutivo celebró un consejo de ministros extraordinario en el que aprobó un paquete global de ayudas a las víctimas y a la reconstrucción de las zonas afectadas por los incendios. EFE

AM

Categoria: