Bachelet cancela el viaje a la cumbre por incendios

Bachelet cancela el viaje a la cumbre por incendios que mantienen el poder destructivo

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, decidió cancelar su viaje a la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) ante la catástrofe ocasionada por una ola de incendios forestales que hoy mantenían su poder destructivo en varias regiones del país.

Se trata del "mayor desastre forestal de nuestra historia", escribió Bachelet en su cuenta de Twitter luego que el Gobierno anunciara la cancelación de su viaje a República Dominicana, donde tenía previsto asistir a la cumbre de la Celac y realizar una posterior visita de trabajo a Haití.

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, será quien encabece la representación de Chile en la cumbre, dijo el Ejecutivo, mientras Bachelet destacaba en Twitter que "enfrentamos el mayor desastre forestal de nuestra historia, con un área afectada 20 veces mayor que en 2016, pero superaremos la emergencia".

"Agradezco a todos los brigadistas, bomberos, militares, trabajadores privados y voluntarios que combaten los incendios en primera línea", añadió la mandataria respecto de la catástrofe, que la semana pasada cobró la vida de tres brigadistas y causó graves heridas a otros cuatro en la región del Maule.

Bachelet explicó después a los periodistas que decidió permanecer en Chile "para poner todos los recursos del Estado en combate al fuego y estar presente en zonas de catástrofe".

Según fuentes gubernamentales, en los próximos días llegarán a Chile 55 brigadistas mexicanos y cuatro expertos franceses.

Se espera que posteriormente lo hagan especialistas de otros países después que el Gobierno pidiera ayuda del exterior, tras señalar que todos los recursos humanos y materiales del país estaban empeñados en el combate contra el fuego.

Emiliano Arias, fiscal regional de O'Higgins, una de las zonas más afectadas por los incendios, abrió hoy una nueva línea en el debate sobre las causas de los siniestros al señalar que se investiga la posibilidad de que en varios casos el fuego haya sido causado por líneas eléctricas mal mantenidas.

Uno de los casos que se indagan es el incendio del sector Pumanque, que desde la semana pasada ha arrasado con más de 44.000 hectáreas de vegetación, cultivos, bosques, viñedos y otros bienes y continuaba hoy amenazando a varios poblados de la zona.

Según informa hoy el diario La Tercera, un habitante de la zona declaró a la policía haber visto ramas de eucalipto que por el viento tocaban los cables del tendido eléctrico, lo que generó chispas que cayeron sobre material inflamable y pudo ser el origen de las llamas.

El fiscal Arias recordó hoy en declaraciones a radio Cooperativa que las empresas eléctricas deben mantener una franja de seguridad de seis metros alrededor del tendido eléctrico porque los cables transmiten calor.

"Hay que determinar la responsabilidad en la falta de mantenimiento (...), dijo Arias, precisando que ha indagado 85 incendios en O'Higgins y se ha podido determinar que una quincena de ellos se originaron por negligencias del tendido eléctrico.

CGE Distribución, la empresa a cargo de los tendidos eléctricos en la región, consideró "aventurado y poco prudente" adelantar las conclusiones de las investigaciones del fiscal y destacó su colaboración para mitigar la catástrofe y asegurar el suministro eléctrico para la población.

La firma señaló en un comunicado que ha realizado "desconexiones preventivas" en las zonas más cercanas a los incendios y ha entregado 80 generadores para suministrar energía a las localidades más afectadas por los incendios forestales.

El "mayor desastre forestal" de la historia de Chile, como lo denominó Bachelet, presentaba a las 15.00 GMT de este lunes 122 incendios activos a nivel nacional, de los que 46 estaban en fase de combate, otros 64 se consideraban controlados y doce habían sido extinguidos, según el balance más reciente de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

La superficie arrasada entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía superaba las 221.060 hectáreas de vegetación, más de 20 veces las 10.025,34 afectadas en toda la temporada anterior, que se extendió entre el 1 de julio de 2015 al 30 de junio de 2016.

En cuanto al número de incendios, desde el pasado 1 de julio hasta hoy se contabilizaban 2.811, un 13 % más que la totalidad de los siniestros ocurridos en la temporada anterior.

EFE/ MF

Categoria: