Baja participación en las presidenciales y referéndum sobre la blasfemia

Baja participación en las presidenciales y referéndum sobre la blasfemia

Las elecciones presidenciales y el referéndum sobre la abolición del delito de blasfemia que se celebran hoy en Irlanda transcurren con una baja participación del electorado, según han informado los responsables de los centros de votación.

A media jornada, la afluencia a las urnas era bastante menor (por debajo del 20 %) que la registrada en los comicios de 2011, cuando el actual presidente y aspirante a la reelección, Michael D. Higgins, accedió a este cargo, principalmente representativo.
Higgins, un veterano dirigente laborista, de 77 años, es el gran favorito para obtener un segundo mandato, después de que la última encuesta le otorgara un apoyo del 68 %, una situación sin precedentes en este país que constata, además, su enorme popularidad.

Muy lejos se sitúan los otros cinco aspirantes, con el empresario Seán Gallagher encabezando el pelotón perseguidor a 56 puntos de distancia y a 59 la candidata del nacionalista Sinn Féin (el único partido político grande que ha optado por presentar un candidato que desafiara a Higgins), Liadh Ní Riada.

Les siguen la activista por los derechos de los desfavorecidos Joan Freeman, con el 6 % de apoyo; y los empresarios y multimillonarios Gavin Duffy y Peter Casey, con el 3 y 2 %, respectivamente.

Respecto al referéndum, que saldría adelante con mayoría simple, el respaldo del electorado a la eliminación de un artículo de la Constitución que ilegaliza la blasfemia no es tan rotundo, y el último sondeo lo situaba en el 51 %, frente al 19 % que lo rechazaba y el 25 % que seguía indeciso.

Todos los partidos políticos y grupos sociales de diversa índole, así como las iglesias Protestante y Católica, habían pedido el "sí" a su despenalización, lo que sentó las bases de una campaña casi invisible, ante la ausencia de bandos enfrentados.

En este contexto, los expertos opinan que la participación en las presidenciales no llegaría al 56 % de hace siete años, ni al 64 % registrado en el referéndum sobre la legalización del aborto celebrado el pasado mayo, un asunto con una carga emotiva mucho más alta que el de la blasfemia.

No obstante, como suele ser habitual, la afluencia a las urnas, que abrieron hoy a las 06.00 y cerrarán a las 21.00 GMT, repuntará significativamente a última hora, con el fin de la jornada laboral.

El recuento de votos emitidos en ambas citas comenzará mañana sábado a las 08.00 GMT y los primeros resultados podrían conocerse a mediodía, sin bien la cadena pública RTE ofrecerá tras el cierre de los centros datos de un sondeo efectuado a pie de urna que suele ser bastante fiable.

Mientras muy pocos dudan de que Higgins superará cómodamente a los otros rivales, la única opción de sorpresa es una victoria de los partidarios de mantener el delito la blasfemia, cuyo principal argumento es que la celebración de un referéndum es innecesaria y costosa, pues nadie ha sido procesado al respecto desde 1855.

Frente a esa posición, el Ejecutivo dirigido por los democristianos considera que su abolición sería un "paso importante" en el camino emprendido por este país para mejorar su "reputación internacional", al tiempo que "daría ejemplo" a los países donde la blasfemia conlleva "la pena de muerte".

También la Iglesia Católica irlandesa es partidaria de este cambio, pues sostiene que la blasfemia es un concepto "totalmente obsoleto" y que las leyes que lo persiguen ha sido usadas "para justificar la violencia y opresión contra minorías en otras partes del mundo".

La Ley de Difamación fue reformada en 2009 por el Gobierno de coalición del centrista Fianna Fáil y el Partido Laborista, y prohíbe la blasfemia porque así lo establece una cláusula de la Constitución nacional.

La legislación prevé multas de hasta 25.000 euros para aquellos que "publiquen o profieran material que sea gravemente abusivo o insultante en relación con asuntos sagrados para cualquier religión, causando así indignación intencionalmente a un número sustancial de seguidores de esa religión".
EFE/LJ

Categoria: