Bolivia Suárez: La educación agoniza y el régimen aúpa su muerte

Bolivia Suárez: La educación agoniza y el régimen aúpa su muerte

La Asamblea Nacional, el sector Educativo del país, los padres y representantes y el pueblo venezolano, seguirán en pie de lucha para evitar la muerte de la educación venezolana que hoy agoniza ante la indiferencia y la burla del gobierno usurpador y sus adeptos, que lo que persiguen es construir un país de analfabetas que les permita mantenerse en el poder.

Así lo manifestó la presidenta de la Sub Comisión de Educación y Deportes de la Comisión de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional, la diputada por el estado Lara Bolivia Suárez, durante el Foro “Salvemos la Educación”, a propósito de cumplirse un año de la Declaratoria de la Emergencia Humanitaria Compleja de la Educación, por parte del ente legislativo, donde participaron representantes del magisterio, universidades, sindicatos, partidos políticos y estudiantes.

Explicó Bolivia que el objetivo de este foro es visibilizar el problema educativo, puesto que a un año de hacer la declaratoria de la emergencia, hoy se encuentra en terapia intensiva a punto de morir; mientras, el régimen indiferente ante esta grave situación, lo que hace es burlarse del sector y “aúpa su muerte”.

“Vemos como Nicolás Maduro y Aristóbulo Istúriz, anunciaron en cadena nacional con bombas y platillos el éxito del inicio del año escolar, esa es una gran mentira, la realidad es otra porque ni los niños, adolecentes, universitarios, docentes y profesores no están asistiendo a clases porque no hay condiciones. Más del 89 por ciento de las infraestructuras de las unidades educativas del país están destruidas: baños colapsados, no hay bebederos, ni material administrativo, ni de limpieza; es decir, no hay condiciones para que los profesores y maestros impartan clases y los niños, niñas adolescentes y universitarios las reciban”.

Dijo que los profesores y docentes han abandonado los salones de clases, no porque no tengan vocación, sino porque no cuentan con sueldos para mantenerse ellos y sus familias, por lo que se ven obligados a irse del país o dedicarse a otros oficios que les permita una mejor calidad de vida.

“El salario que gana un docente no le alcanza ni para comprar un litro de aceite que esta por el orden de los 48 mil bolívares. El régimen se burla de los educadores cuando les dan un bono de 2 mil bolívares, por el inicio de clases. Esto es un engaño, una estafa lo que se comete con la educación”.

Agregó que el ausentismo escolar se calcula en un 87 por ciento, que los pocos alumnos que han asistido a clases solo acuden a las aulas uno o dos días a la semana. En ese sentido aseguró que no se han iniciado las clases formalmente y los que han acudido solo reciben atención educativa de 7:00 a 10:00 de la mañana.

“No se ha iniciado el año escolar, aunque el régimen insista y trate de decir lo contrario. No pueden tapar el sol con un dedo. Se tenían que inscribir 8 millones de alumnos y solo se inscribieron 3.5 millones, de los cuales más del 80 por ciento no han asistido a clases por las condiciones antes señaladas”.

Precisó que más de 300 mil docentes durante el año escolar 2018-2019 abandonó las aulas de clases; es decir, más del 50 por ciento. Actualmente se desconoce cuál es el ausentismo de los educadores a las aulas de clases, porque no se ha iniciado formalmente el año escolar. Afirmó que no es necesario llamar a paro nacional, porque ya hay un paro técnico en el sector educativo. “De acuerdo a las encuestas que manejamos, de 7 a 10 maestros han manifestado que no se van a incorporar a las aulas de clases, esta es una situación verdaderamente dramática, estamos en paro sin haberlo convocado”.

Hizo un llamado para que todos los venezolanos, conjuntamente con los que integran la comunidad educativa del país, se unan para juntos luchar para que la educación venezolana no muera. “Este gobierno usurpador no tiene interés en recuperar la educación porque lo que quiere es un país de analfabetas, que estén pendientes de una caja clap, someter a la población que se conserve sumisa, para tener el control político a través de los programas sociales y seguir atornillados en el poder”.

Anunció que este jueves y viernes realizarán asamblea con los padres y representantes en todo el país, con la finalidad de informar y sensibilizar a toda la comunidad educativa, y los vecinos para que se involucren sobre este grave problema.

Sobre la penetración de la guerrilla en el sector educativo para el reclutamiento de niños y adolescentes, indicó que en medio de la crisis educativa, se han prendidos las alarmas. “Esta es una peligrosa situación. Es muy lamentable la presencia de guerrilla colombiana en las escuelas venezolanas, cuya situación hay que ponerle coto.

Reveló que de acuerdo a investigaciones de Fundaredes alrededor de 20 mil jóvenes han sido empadronados por la guerrilla, quienes se aprovechan de la situación de crisis en Venezuela para acercase a los jóvenes ofreciéndoles alimentos, regalos, e incluso dinero”.

Dijo que estos grupos irregulares, no solo están operando en los estados fronterizos, en Lara y Carabobo, sino que también están en Miranda, en Petare y en la zona metropolitana de Caracas, subrayó la diputada Suárez.

Por su parte, el profesor universitario, investigador y asesor de la Asamblea Nacional en materia educativa, Robert Rodríguez, manifestó que desde que se aprobó la declaratoria de la emergencia humanitaria compleja de la Educación se instaló una comisión de seguimiento en octubre del año pasado, para recabar información sobre el número de docentes, matricula escolar, planes alimentarios entre otros.

Durante el evento “Salvemos la Educación” presentó un avance de esa investigación que, a su juicio, arrojan cifras inéditas del sector educativo del país. “De 8 millones 40 mil estudiantes, que es la última cifra que entregó Maduro en el 2016, estamos en menos de 5 millones de estudiantes en todo el sistema, de los cuales cerca de 3 millones y medio se inscribieron en la escuela oficial.

Precisó que la educación privada también ha retrocedido de 1 millón 850 mil, a un poco más de un millón, es lo que estamos manejando; es decir, que hay una pérdida de más de 3 millones de estudiantes inscritos y a eso hay que sumarle un millón de los que se tenían que incorporar al sistema escolar por la edad como les correspondía y no lo han hecho.

En cuanto a la diáspora docente dijo el profesor Rodríguez, que los escenarios más optimistas indican que de 553 mil tanto de colegios públicos y privados que se tenían para el año escolar 2014-2015 hoy tenemos solo unos 290 mil docentes. “Esto nos indica una destrucción total del talento humano por eso se ha estado improvisando con el programa de los maestros exprés”. NP

YS

Categoria: