Diputados sancionan la recuperación de un tren paraguayo con una línea de 44 kilómetros

Diputados sancionan la recuperación de un tren paraguayo con una línea de 44 kilómetros

La Cámara de Diputados sancionó hoy el proyecto de ley que promueve la rehabilitación del ferrocarril en Paraguay, con la puesta en marcha inicial de un trayecto de 44 kilómetros para un tren de cercanías entre Asunción e Ypacarai, y que depende ahora del Poder Ejecutivo.

Este proyecto pretende recuperar el uso del transporte ferroviario en Paraguay, inexistente en el país desde el siglo pasado, y mejorar la conexión entre la capital y las localidades vecinas.

Los trámites parlamentarios para una posible instalación del tren en Paraguay comenzaron en 2015 y ese mismo año cuatro empresas quedaron precalificadas para encargarse de las obras, aunque no se avanzó "por falta de seguridad jurídica", señaló a Efe el presidente de Ferrocarriles del Paraguay (Fepasa), Roberto Salinas.

Las compañías que quedaron preseleccionadas entonces fueron la argentina Consorcio Roggio, el consorcio entre la española Corsan-Corviam y la rama brasileña de la francesa Alstom, la española Sacyr Concesiones, y el consorcio hispano-paraguayo Tram Asunción.

Fepasa revisará ahora el proceso licitatorio para "actualizar y evaluar si abrir otra convocatoria" más ajustada a la situación actual, según apuntó Salinas.

El presidente de Fepasa estimó que el costo orientativo total del proyecto oscilará entre los 350 y los 360 millones de dólares, de los que unos 250 millones irían para la construcción de los primeros 20 kilómetros.

El desembolso económico dependerá casi en su totalidad del capital privado, precisó Salinas.

La reactivación del tren en Paraguay se centrará en su etapa inicial en unir Asunción con la localidad de Ypacaraí, con paradas en algunas ciudades intermedias, pero con especial atención en Luque, a unos 13 kilómetros de la capital paraguaya.

El calendario tentativo de Fepasa prevé el inicio de las obras para 2019 y descarta complicaciones en la construcción, ya que se seguirá el recorrido del ferrocarril "Presidente Carlos Antonio López", de 1856.

"Es un trazado antiguo, no habrá gran inversión en infraestructuras. No hay ingenierías muy complicadas en términos de costo", explicó Salinas.

Esas vías originarias también evitarán problemas de tráfico durante el tiempo que se prolonguen las obras y descarta también problemas medioambientales.

Además, el proyecto cuenta ya con la licitación de la Secretaría del Ambiente (SEAM), por lo que desde Fepasa no contemplan contratiempos.

No obstante, sí podrían darse casos de indemnización a propietarios de tierras sobre la franja en la que se construirá el tren, aunque "sería mínima porque no debería haber propiedades privadas dentro de la franja", recalcó Salinas.

El nuevo tren paraguayo será eléctrico, saldrá con una frecuencia de 5 minutos en las horas puntas y contará con entre 12 y 15 máquinas que recorrerán esos 44 kilómetros, con sus paradas, en menos de 60 minutos.

Esa misma distancia puede demorarse más de dos horas en vehículo un día laboral en hora pico.

Tras la reactivación de esos primeros 44 kilómetros, la idea de Fepasa es seguir ramificando el tren, con accesos hacia el centro financiero asunceno, en el barrio de Villa Morra, y con líneas hacia el Aeropuerto, en el norte de la ciudad, o con mayor conectividad hacia el acceso sur de la capital.

Salinas pronosticó que el futuro tranvía llevará a unas "100.000 o 120.000 personas al día, aunque habría que actualizar esa cifra".

El modelo que esperan seguir se aproxima al tranvía de Alicante (España), aunque desde Fepasa también se están fijando en otros modelos españoles como el de Sevilla o el Metro Ligero de Madrid. EFE

ST

Categoria: