El espionaje militar alemán tiene detectados 550 presuntos ultras en la tropa

El espionaje militar alemán tiene detectados 550 presuntos ultras en la tropa

Los servicios secretos de ejército alemán -MAD- tienen detectados a unos 550 soldados presuntamente ultraderechistas en la tropa, según el jefe de ese departamento de inteligencia, Christoff Gramm.

La mayoría de esos casos -360- son nuevos y fueron identificados el año pasado, revela Gramm en una entrevista a la edición dominical del diario "Die Welt. Especialmente relevante es la situación del comando de élite KSK, donde se localizaron y fueron apartados del servicio 20 casos sospechosos.

El jefe del MAD, uno de los tres brazos de la inteligencia alemana junto con el espionaje de Interior y el Exterior, admite su preocupación por cada uno de esos casos. Explica que los soldados a los que se ha investigado fueron detectados por sus actitudes extremistas o falta de lealtad constitucional.

Gramm alude ante el rotativo al caso del teniente Franco A., un ultraderechista detenido en 2017 que llevaba una doble vida como militar y como refugiado sirio. El aludido está pendiente de juicio, bajo la acusación de haber tramado un atentado desde esa falsa identidad siria con el objetivo de desacreditar a los solicitantes de asilo en Alemania.

El caso desató un notable revuelo político en Alemania, puesto que reveló fallos en los controles tanto de Defensa como de las autoridades de inmigración -Franco A. había logrado registrarse como sirio, pese a no hablar árabe y tener apenas conocimientos básicos de francés-.

Gramm admite la necesidad de reforzar la vigilancia sobre la tropa, pero alerta que no debe caerse en la sospecha generalizada sobre el ejército.

El Parlamento alemán aprobó en 2011 dejar en suspenso el servicio militar obligatorio tras un largo proceso de debate. Los detractores de esa reforma consideraban que con ello se vulneraba el principio constitucional de que las fuerzas armadas deben estar ancladas en la sociedad y reflejar todos sus estamentos.

La reforma conllevó una reducción gradual de los efectivos del ejército. De los 240.000 soldados de entonces se pasó a los actuales 180.000 efectivos. EFE

IR

Categoria: