El Líbano pide apoyo y la comunidad internacional le reclama un Gobierno

El Líbano pide apoyo y la comunidad internacional le reclama un Gobierno

El presidente libanés, Michel Aoun, llamó este miércoles al mundo a prestar apoyo a su país para levantar Beirut de las "ruinas" de la gran explosión registrada el mes pasado en su puerto, mientras que la comunidad internacional reclamó a las fuerzas políticas del país más unidad para formar un Gobierno que pueda responder a los muchos problemas que se viven.

Aoun hizo su llamamiento en un mensaje en vídeo ante la Asamblea General de la ONU, en el que agradeció las muestras de solidaridad y la rápida asistencia de muchos países, pero también avisó de que para reconstruir la capital hará falta una enorme cantidad de ayuda, dado que hay barrios enteros totalmente destruidos.

"La mejor solución puede ser dividir el área devastada en zonas geográficas y dejar a cada país que quiera ayudar comprometerse con una zona específica y proceder a su reconstrucción directamente", sugirió.

El presidente libanés apuntó que el suceso está teniendo un gran impacto económico y va a causar un fuerte aumento de la pobreza, que ya se situaba en el 45 % antes de la explosión.

"El Banco Mundial estimó las pérdidas económicas de la explosión en alrededor de 3.500 millones de dólares, las materiales alrededor de 4.500 millones de dólares y las necesidades urgentes de reconstrucción alrededor de 2.000 millones", señaló.

Aoun habló de una "crisis sin precedentes", en la que se combinan los efectos de la deflagración, la pandemia, una dura recesión y los efectos de la guerra en Siria, que ha desplazado a grandes cantidades de población del país vecino. "La situación es extremadamente crítica", insistió.

En paralelo a la intervención libanesa ante la Asamblea General, la comunidad internacional abordó en los márgenes de esa cita la situación en el país, con una reunión virtual del grupo de apoyo creado por Naciones Unidas y los Gobiernos de varias potencias como Estados Unidos, China, Rusia o Francia, junto a la Unión Europea y la Liga Árabe.

En esa cita a nivel ministerial, los participantes expresaron su solidaridad con el Líbano y alabaron la rápida respuesta internacional a lo sucedido el mes pasado en Beirut, al tiempo que urgieron a los líderes del país a "unirse en apoyo de la formación oportuna de un Gobierno capaz de responder a las legítimas aspiraciones" de la población, según una declaración conjunta.

El primer ministro designado libanés, Mustafá Adib, ya advirtió esta semana de que los retrasos que está afrontando para formar su ejecutivo agudizan la crisis del Líbano en medio del bloqueo de los grupos chiíes a facilitar un gabinete en el que no mantengan sus cuotas tradicionales.

Desde que fue designado el pasado 31 de agosto con el apoyo de prácticamente todos los bloques parlamentarios del Líbano, Adib ha tratado de formar un Gobierno con el que encarar la peor crisis del país en sus cien años de historia.

En su declaración, las potencias insistieron a los líderes libaneses en la necesidad de reformas y de tomar medidas para restaurar la estabilidad económica, los servicios públicos y la credibilidad del sector financiero, entre otras cosas.

EFE / MV

Categoria: