Francia y España plantean crear "centros cerrados" para los migrantes

Francia y España plantean crear "centros cerrados" para los migrantes

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, propusieron el sábado crear "centros cerrados" para los migrantes que lleguen a Europa, la víspera de una minicumbre europea que se anuncia tensa.

"Una vez que lleguen a suelo europeo, estamos a favor de la creación de centros cerrados, financiados con fondos europeos" en los que se pueda "examinar rápidamente la situación" de los migrantes y saber cuáles pueden "tener derecho al asilo", dijo Macron durante una conferencia conjunta con Sánchez en París.

Los migrantes que no accedan al estatuto de refugiados serán enviados de vuelta a "sus países de origen" y no "a los países de tránsito", añadió Macron.

Esta propuesta será presentada a los demás socios europeos el domingo en una minicumbre en Bruselas que se anuncia muy tensa por las fuertes divisiones entre los países del bloque sobre la gestión migratoria.

"Francia y España comparten la misma estrategia para responder con eficacia y humanidad" al desafío migratorio, añadió Macron, quien dijo contar con el apoyo de la canciller alemana Angela Merkel, con quien "ya abordó esta cuestión".

Actualmente existen muy pocos centros de este tipo en Europa. Se cuentan unos pocos en Grecia e Italia, gestionados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), donde se registran las llegadas y se identifica a potenciales refugiados.

La propuesta francoespañola prevé una acción a mayor escala con centros cerrados, gestionados por agencias europeas, en los países en primera línea, es decir Italia, Grecia y España, en donde los migrantes tendrán que aguardar que sus casos sean estudiados por las autoridades.

"Apoyamos (...) la propuesta que hacemos conjunta, Francia y España, a Italia, para poder resolver la cuestión del buque que está ahora mismo en las costas italianas", dijo por su parte Sánchez en referencia al barco "Lifeline" que erra en aguas internacionales, con 230 migrantes a bordo, después de que Italia le cerrara sus puertos.

Sanciones en caso de "no solidaridad"

Macron amenazó además con imponer sanciones europeas contra los países de la Unión Europea que se nieguen a acoger a los refugiados.

"Estoy a favor de que se impongan sanciones en caso de no solidaridad", señaló.

"No podemos tener países que beneficien masivamente de la solidaridad de la UE y que reivindiquen masivamente su egoísmo nacional cuando se trata de temas migratorios", justificó el presidente francés.

"Coincido en que la política migratoria tiene que ser común (...) tiene que basarse en la solidaridad", declaró Sánchez.

El encuentro entre Sánchez y Macron se produce la víspera de una minicumbre de la Unión Europea convocada de urgencia para encontrar soluciones a la acogida de migrantes y refugiados, un tema que divide al bloque.

Macron busca, según el Elíseo, establecer con España y Alemania un "enfoque colaborativo" opuesto al del grupo Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) que mantiene una política sin concesiones en materia migratoria.

El episodio del barco "Aquarius" con 630 migrantes a bordo, al que Italia cerró sus puertas antes de ser acogido por España, puso en primer plano la necesidad de encontrar una respuesta europea común a la cuestión migratoria.

Este sábado, más de 750 migrantes irregulares fueron rescatados en varias operaciones en las costas españolas, adonde continúa el flujo de llegadas tras el arribo del "Aquarius".

Por su parte los guardacostas libios indicaron haber rescatado a más de 200 migrantes náufragos frente a sus costas que intentaban llegar a Europa en dos embarcaciones. Cinco fueron hallados muertos.

El viaje de Sánchez a Francia fue el primer viaje oficial al extranjero del socialista que se entrevistará el martes en Berlín con Angela Merkel y el 2 de julio con el primer ministro portugués, Antonio Costa, en Lisboa.

Entre ambas citas acudirá a una cumbre europea en Bruselas el 28 y 29 de junio consagrada a la inmigración.

Sin embargo, el gobierno alemán redujo las expectativas sobre esas reuniones al recalcar el viernes que no se llegará a una "solución" europea sobre el problema.

Se hablará más bien de "acuerdos bilaterales y multilaterales", apuntó el portavoz oficial.

Macron por su parte realizará una visita oficial a España el 26 de julio. AFP / RA

Categoria: