Gabón sofoca una intentona golpista y arresta a los militares sublevados

Gabón sofoca una intentona golpista y arresta a los militares sublevados

El Gobierno de Gabón sofocó hoy un aparente intento de golpe de Estado que buscaba derrocar al presidente, Ali Bongo Ondimba, y detuvo a los militares sublevados, en una operación en la que también murieron dos soldados rebeldes.

Las alarmas saltaron en este pequeño país petrolero de la costa oeste de África Central, que dirige la familia Bongo desde hace más de cinco décadas, a primera hora de la mañana, cuando un grupo de militares sublevados se amotinó en la radio estatal en la capital, Libreville, con el propósito de "salvar la democracia".

Unas tres horas y media después, en las que la confusión se apoderó del país y se cortó la conexión de internet, el Gobierno informó de que los insurgentes habían sido detenidos y la situación estaba "bajo control".

Más tarde, el supuesto líder de la intentona golpista, el teniente Kelly Ondo Obiang, fue arrestado en una operación en la que dos soldados rebeldes fueron abatidos por gendarmes.

"El teniente Kelly Ondo Obiang ha sido detenido en un vecindario próximo a la emisora de radio mientras intentaba huir" en un operativo para desalojar a los sublevados de la radio estatal que tomaron por la mañana, confirmaron a Efe fuentes militares y próximas a la Presidencia del país africano.

El Ministerio de Información gabonés aseguró a los medios que tres insurgentes, entre ellos Obiang, se encuentran detenidos a disposición de la Fiscalía.

El anuncio de la intentona golpista, liderado por Obiang, que se identificó como comandante adjunto de la Guardia Republicana y presidente del Movimiento de la Juventud Patriótica de las Fuerzas de Defensa y Defensa de Gabón (MPJFDS), se produjo esta mañana alrededor de las 06:30 hora local (05:30 GMT).

"Es hora de tomar el destino en nuestras manos, ha llegado la hora del día tan esperado. El día en que el Ejército ha decidido ponerse del lado de su pueblo para salvar a Gabón del caos", declaró Obiang, acompañado por dos militares armados con fusiles de asalto, según un vídeo de la alocución difundido en las redes sociales.

Mientras el teniente leía ese discurso, medios locales indicaron que se escucharon disparos en la capital del país, donde circulaban vehículos militares, e incluso que algunos viandantes celebraron con vítores este intento de tomar el poder por la fuerza.

La intentona golpista ocurrió una semana después de que Ali Bongo Ondimba, de 59 años, se dirigiera a la nación el 31 de diciembre desde Rabat, donde se recupera de una enfermedad que le ha mantenido alejado de la Presidencia desde el pasado octubre.

El discurso de Año Nuevo del mandatario, según el líder militar sublevado, "reforzó las dudas" sobre la capacidad de Ali Bongo para continuar en el poder "al escenificar a un paciente sin muchas de sus facultades físicas y mentales".

Así, los sublevados pidieron a los jóvenes gaboneses unirse a la denominada "Operación Dignidad", reunir armas y municiones, y tomar los medios de transporte y aeropuertos para "salvar la democracia en peligro y preservar la integridad del territorio nacional".

Fuentes de la Embajada de Gabón en Marruecos confirmaron a Efe que Bongo ha seguido desde Rabat -donde continúa su proceso de recuperación- la sucesión de estos acontecimientos, pero no confirmaron si el jefe de Estado se pronunciará al respecto.

Tanto la Unión Africana (UA) como el Gobierno de Francia -expotencia colonial del país africano y en cuya capital residen unos 8.900 franceses- condenaron hoy cualquier tentativa de cambio de poder inconstitucional.

El presidente gabonés llegó a Marruecos a finales de noviembre tras haber sido hospitalizado en Arabia Saudí el 24 de octubre por "fatiga severa", según comunicó entonces la Presidencia de Gabón sin dar más detalles.

Poco después, otros medios, que citaban a fuentes oficiales, aseguraron que Bongo había sufrido una apoplejía.

La escasez de noticias oficiales sobre su estado de salud desencadenó numerosas especulaciones, e incluso algunos medios de comunicación llegaron a anunciar su muerte.

La oposición criticó también con dureza el "vacío de poder" existente, y el Tribunal Constitucional enmendó la Carta Magna para que el vicepresidente, Pierre Claver Maganga Moussavou, pudiera presidir el gabinete de ministros en ausencia de Bongo.

La familia Bongo ha gobernado esta pequeña nación -con poco más de dos millones de habitantes- durante más de cincuenta años.

El padre del actual gobernante, Omar Bongo, uno de los hombres más ricos del planeta gracias a la fortuna derivada de la riqueza petrolera del país, dirigió el país desde 1967, durante 42 años.

Ali Bongo le sucedió tras su fallecimiento en 2009, y siete años después fue reelegido en unos comicios cuya legitimidad fue cuestionada por la oposición y la Unión Europea (UE).

En diversas protestas postelectorales, murieron varias personas y otras mil fueron detenidas. EFE

EA

Categoria: