Los ataques de Berlusconi al Movimiento 5 Estrellas irritan a la coalición de derechas

Los ataques de Berlusconi al Movimiento 5 Estrellas irritan a la coalición de derechas

Los insultos de Silvio Berlusconi contra el Movimiento 5 Estrellas (M5S) irritaron hoy a su principal socio en la coalición de derechas, el líder de la Liga Norte (LN), Matteo Salvini, que aspira a gobernar junto a esa formación "anti-casta".

El ex-Cavaliere nunca ha ocultado su desprecio por el M5S, al que normalmente compara con los comunistas que propiciaron su entrada en política en 1994, y hoy volvió al ataque al tildarles de "peligro" y afirmar que les contrataría "para limpiar retretes" en sus empresas.

"Son personas que nunca han hecho nada en sus vidas. En mi empresa los contrataría para limpiar los retretes", dijo el líder de Forza Italia en un acto electoral en la región de Molise (centro), que el domingo celebra elecciones.

Y antes, en la primera etapa de su tour electoral en Molise, en Larino, Berlusconi opinó que "ningún acuerdo es posible con el M5S pues desconoce el ABC de la democracia, siente envidia social, está formado solo por desempleados y es un peligro para Italia".

El magnate octogenario sorprendió este viernes con este virulento e inesperado ataque al M5S pues, en los últimos días, la unión de derechas que le vincula a la LN de Salvini ha tratado de pactar un Gobierno con dicha formación antisistema.

En este sentido el político conservador reconoció que durante las negociaciones se ha limitado "a seguir lo que quería la LN esperando que al menos hubiera una persona competente dentro de un equipo de ineficaces", en alusión directa al M5S.

Y confesó sus discrepancias con Salvini y la tercera pata de la coalición, los ultraderechistas Hermanos de Italia, pues se decantaría por un Gobierno de derechas apoyado "por el grupo mixto y algunos exponentes del Partido Demócrata" (PD, centroizquierda).

Sus declaraciones han suscitado en primer lugar la mofa de algunos dirigentes del M5S, que se han fotografiado limpiando baños.

Pero sobre todo han enfadado a su principal socio, Salvini, que en los últimos días se ha centrado en tratar de llegar a un acuerdo con el M5S para empezar a pactar un Gobierno, dado que la coalición de derechas y esa formación fueron los más votados en las elecciones, aunque sin mayoría.

Y, para alcanzar ese objetivo, el líder de la LN ha insistido por activa y por pasiva al líder del M5S, Luigi di Maio, para que no vete a Berlusconi, pues aquel se niega a entrar en algún Gobierno junto al magnate, su histórico rival.

De hecho, Di Maio, tras asistir a la consulta del jefe del Estado, Sergio Mattarella, ha tratado de dinamitar la coalición y hacer que Salvini abandone a Berlusconi, pero ha sido en vano pues repetirán unión en las elecciones de Molise y de Friuli-Venecia-Julia (norte).

Tras asistir al ataque al M5S, Salvini expresó sus sospechas de que Berlusconi, con sus repentinos insultos, quizá piensa en un Gobierno de la derecha apoyado por los votos del PD.

"Yo digo no. Sería una traición al voto de los italianos. Es preciso construir, no destruir, de lo contrario llegará el enésimo Gobierno impuesto por Europa. Ningún tejemaneje con la izquierda", declaró en Twitter el líder de la xenófoba Liga.

Posteriormente, durante una visita al Salón del Mueble de Milán (norte), Salvini criticó la actuación del líder de Forza Italia.

"Yo quiero un Gobierno que represente lo que los italianos han votado hace poco, que parta de una coalición que considero compacta. Si alguno (de los integrantes) se excluye insultando y mirando a la izquierda, la elección es suya", declaró los medios.

También salió al paso la líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, quien recomendó a su socio Berlusconi "apaciguar su alma" y avanzó que "jamás" cederá sus escaños para un acuerdo con el PD.

Entretanto, la situación sigue atascada un mes y medio tras las elecciones y ni siquiera la mediación encargada a la presidenta del Senado, Elisabetta Alberti Casellati, ha logrado acercar posturas entre la derecha y un M5S que persiste en su "no" a Berlusconi.

Por otro lado, este viernes el magnate asistió a la condena a 12 años de prisión de su amigo, colaborador y cofundador de Forza Italia, el exsenador Marcello Dell'Utri, acusado de participar en los años noventa en la negociación entre el Estado y la mafia siciliana.

El diputado del M5S Riccardo Fraccaro señaló que esta sentencia es "una losa sobre Berlusconi" dada su vinculación directa con Dell'Utri e instó a Salvini a romper con el ex primer ministro y a decidirse a formar un Gobierno con su partido fuera de la coalición.

En este contexto, Mattarella podría tomarse algunos días, probablemente dos, según fuentes de la jefatura del Estado, para meditar una decisión que dé a Italia un Gobierno y la saque del callejón de los desencuentros políticos. EFE

ST

Categoria: