Maduro y Ban apuestan por una comisión de la ONU para mediar en Esequibo

El presidente Nicolás Maduro y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostraron de acuerdo en que una comisión de las Naciones Unidas trate de mediar entre Venezuela y Guyana por el conflicto del Esequibo.

Maduro, que viajó a Nueva York para reunirse con el diplomático surcoreano, explicó tras el encuentro que Ban se comprometió a "activar una comisión inmediatamente" para que viaje a los dos países y promueva "la activación del buen oficiante a través del Acuerdo de Ginebra (1966)".

El secretario general de la ONU, según su portavoz, reiteró al líder venezolano la disposición de la organización "para tratar el camino a seguir con los dos Gobiernos" e intentar resolver así la controversia fronteriza.

El portavoz recordó que Ban ha ofrecido repetidamente el envío de misiones a los dos países para tratar de avanzar y destacó que ambos Gobiernos han dejado claro su compromiso con una solución diplomática.

Además, Ban planteó durante el encuentro una posible reunión entre Maduro y el presidente de Guyana, David Granger, en septiembre, cuando se celebrará el 70 aniversario de las Naciones Unidas, según dijo a los periodistas el presidente venezolano.

Maduro, en todo caso, recordó que en la última Cumbre del Mercosur se acordó proponer una reunión de presidentes de Unasur para tratar el conflicto, pero dijo que le ha llegado información extraoficial de que Guyana no tiene previsto participar.

"Me informan que extraoficialmente el presidente Granger se niega a acudir a esta cumbre de Unasur, así que esperemos a ver cómo evoluciona esto", dijo Maduro.

El presidente venezolano criticó hoy las "provocaciones" de Granger y le acusó de haber tomado "decisiones graves" que han "llenado de tensión las relaciones entre Guyana y Venezuela".

Maduro, que consideró "muy fructífera" la reunión mantenida con Ban, expuso al jefe de la ONU la historia del conflicto fronterizo y defendió los derechos de Venezuela sobre esos territorios, que abarcan un área de unos 160.000 kilómetros cuadrados, lo que supone dos terceras partes del territorio de Guyana.

La zona está bajo mediación constante por Naciones Unidas desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero el diferendo se ha agudizado después de que la compañía Exxon Mobil descubrió en mayo yacimientos de petróleo en aguas que supuestamente están en la zona del litigio.

Maduro respondió al anuncio del descubrimiento con un decreto que declara venezolanas las aguas frente a la costa del Esequibo, lo cual motivó una dura respuesta de Guyana y una advertencia de la Comunidad del Caribe (Caricom).

El pasado 6 de julio anunció que para detener "la provocación" de Guyana con respecto al conflicto territorial decidió llamar a consultas a su embajadora en el vecino país y ordenó una "revisión integral" de las relaciones bilaterales.

Según dijo hoy Maduro, la multinacional estadounidense Exxon Mobil es el "factor perturbador principal que ha llevado a las relaciones a esta máxima tensión".

Venezuela, explicó, considera que el Acuerdo de Ginebra supone un "marco histórico y jurídico muy claro" y que el mecanismo de los buenos oficios de la ONU debe ser "el camino" para resolver las cuestión.

"Más temprano que tarde vamos a tener resultados para terminar de una vez por todas de canalizar este asunto, pero sobre todo para superar las provocación circunstancial y agresiva del nuevo presidente de Guyana", añadió.

Junto a Maduro estuvo en Nueva York la canciller Delcy Rodríguez, la cual estuvo a principios de mes en la ciudad para entregar a Ban una carta pidiendo los "buenos oficios" de la ONU para resolver la controversia.

La semana pasada el presidente de Guyana, David Granger, afirmó en Washington que la disputa fronteriza de su país con Venezuela por las aguas de la costa de Esequibo supone una "amenaza" para la supervivencia de su nación "por parte de un estado más grande".

"Hay varios asuntos en juego: el derecho soberano de un país a explotar sus propios recursos, el principio de llegar a acuerdos pacíficos en disputas, el evitar el uso de la fuerza, las amenazas y la intimidación, la inviolabilidad de los acuerdos internacionales y el respeto a la ley internacional", indicó Granger. EFE

Categoria: