Oposición boliviana proclama la derrota de Morales

La oposición boliviana interpretó hoy como una derrota del presidente Evo Morales y también como un mensaje contra su proyecto de nueva reelección en 2019 el rechazo en la urnas a los estatutos autonómicos promovidos por el oficialismo para cinco regiones del país.

Los opositores expresaron sus opiniones tras conocer hoy los primeros resultados parciales de los cinco referendos regionales celebrados el domingo, que confirman un "No" mayoritario en todos ellos, si bien el Gobierno consideró que en esa votación no estuvo en juego un apoyo político al mandatario.

El líder del Partido Demócrata Cristiano (PDC), el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002), afirmó este lunes en una conferencia de prensa que los resultados negativos son un "sonoro sopapo electoral a la angurria prorroguista del Gobierno".

Según Quiroga, los sindicatos aliados de Morales lanzaron días antes de los referendos autonomistas la propuesta de su nueva reelección en 2019 para "medir qué iba a decir el pueblo boliviano" al respecto y la respuesta fue un rechazo mayoritario.

La propuesta sindical de reelección de Morales busca una reforma en la Constitución para que el gobernante vuelva a ser candidato por cuarta vez consecutiva en 2019 y será considerada en el Congreso, controlado por el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS).

El Gobierno apostó por el "Sí" a los estatutos en los referendos del domingo en las regiones de La Paz, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca y Potosí, mientras que varios dirigentes opositores habían señalado que esos documentos tal como estaban no iban a cambiar nada.

Quiroga enfatizó que esos estatutos fueron hechos a instancias de asambleas legislativas regionales dominadas por el MAS.
Para el jefe de la también opositora Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, el "No" puso "de un lado a Evo Morales, su rosca" y "del otro al pueblo, su democracia y su Constitución Política".

Desde su cuenta de Twitter, Doria Medina opinó que el domingo "el pueblo dijo basta, se unió y venció" y opinó que no se debe responder a ese mandato con la "división" de las fuerzas opositoras.

De su parte, el conservador Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) señaló en un comunicado que los resultados negativos de los referendos por los estatutos autonómicos "son una llamada de atención para el Gobierno", que promovió el "Sí".
El jefe del MNR, Erik Morón Osinaga, señaló que todas las regiones quieren autonomía, pero opinó que "los estatutos deben beneficiar a las regiones y no a los intereses del Gobierno".

Por contra, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, criticó en una rueda de prensa que "sectores de la derecha" busquen apropiarse de los contundentes resultados de los referendos.

"Nadie es propietario, ni el oficialismo, ni la derecha. Ahí yo recomiendo unos paños fríos a la oposición y que reflexione más allá de la simpleza y que vea el mensaje, se ha manifestado un criterio sobre la topología del Estado", señaló.

A su juicio, el significado del "No" a los estatutos autonómicos es que "la población prefiere, reivindica y se inclina por la presencia de un gobierno y de un Estado fuerte y centralizado".

Rechazó que el resultado negativo de la consulta pueda asociarse con el proyecto para que Morales y él mismo sean candidatos nuevamente y consideró que los "agentes de la derecha" quieren ensamblar dos temas que tienen una "naturaleza política distinta".

"Una cosa es Evo en campaña y otra cosa son los temas en autonomía regional. Lo sabe el mundo y lo hemos demostrado una vez y lo vamos a volver a demostrar otra vez", dijo García Linera.

Sostuvo que en 2011 la oposición también interpretó una derrota de Morales cuando la población votó mayoritariamente en blanco y nulo en unas polémicas elecciones judiciales, pero después en el 2014 el mandatario volvió a ganar en los comicios con un 61 % de apoyo.

A través de Twitter, Doria Medina replicó a García Linera que "el pueblo no es tonto. No es no a la soberbia. No a la corrupción. No a la reelección perpetua".

La reforma para habilitar a Morales y García Linera para una nueva reelección será aprobada en el Parlamento, de mayoría oficialista, y después será sometida al control del Tribunal Constitucional (TC) y a un referendo popular previsto para el 31 de enero de 2016.

Morales y García Linera gobiernan desde 2006, iniciaron su segundo mandato en 2010 y el tercero en enero pasado, tras ganar unas elecciones a las que concurrieron con el aval del TC.

EFE

ARB

Categoria: