Patricia Espinosa: el éxito en la Cumbre del Clima es "extremadamente complejo"

Patricia Espinosa: el éxito en la Cumbre del Clima es "extremadamente complejo"

Alcanzar el éxito en la Cumbre del Clima de Katowice (Polonia) que arranca mañana es "extremadamente complejo" pero posible porque hay "voluntad", afirma en una entrevista a Efe la secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa.

El objetivo de este encuentro, en el que participan unos 30.000 representantes de 197 países, es detallar el Acuerdo de París de 2015 para lograr atajar realmente el calentamiento global por debajo de dos grados con respecto a los niveles preindustriales.

Pero no es sencillo implementar lo acordado: este Programa de Trabajo debe a la vez mirar a los objetivos generales y a la situación de cada país, encajar las necesidades y demandas de estados muy distintos, y acelerar un proceso global que requiere una transformación radical de la economía y la sociedad.

Para Espinosa, se podría hablar de éxito si se logra "un Programa de Trabajo del Acuerdo de París que sea amplio, que incluya todos los aspectos del régimen climático y que nos permita -ojalá- sentar las bases para que los países puedan alcanzar muy pronto los niveles de ambición". Pero es consciente de que es todo un reto.

Las guías que se deben acordar abordan "un tema extraordinariamente amplio y complejo", y a la vez muy técnico: "se trata de descarbonizar las economías y pasar a un futuro bajo en carbono y sustentable", algo que afecta a "toda la economía y toda la sociedad", basadas en el uso de energías fósiles.

A la vez, prosigue, el programa debe respetar el principio de París de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", esto es, reconocer que hay países ricos y otros menos desarrollados, algo que se debe reflejar en sus obligaciones en reducción de emisiones, adaptación al cambio climático y ayuda financiera y tecnológica a terceros.

Los países tienen "distintos niveles de responsabilidad", así como "circunstancias y capacidades diferentes", que deben tenerse en cuenta, añade.

"Poder incluir todo esto en un conjunto de acuerdos que mantengan además el equilibrio difícil alcanzado en París es extraordinariamente complejo", reconoce la política mexicana.

No obstante, cree que el acuerdo es posible porque reina un "espíritu constructivo" en las delegaciones y la "voluntad compartida" de avanzar entre los países tras un año de huracanes, inundaciones y sequías que han elevado el "nivel de urgencia".

"Llego con la conciencia de que es posible pero, al mismo tiempo, con la sensación de que para poderlo concretar hay que trabajar de una manera mucho más eficiente y acelerada de lo que se había venido haciendo. Estamos en el buen camino pero no deja de haber riesgos", evalúa.

Reconoce que no invitan al optimismo los últimos informes del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC) y del Programa Medioambiental de Naciones Unidas (PNUMA), que dicen que la comunidad internacional está lejos de poder contener el calentamiento global por debajo de los dos grados.

"No hay tiempo que perder", asegura Espinosa, que afirma que "no cabe duda" que hace falta elevar la ambición.
Sin embargo, subraya que estos informes apuntan también algo positivo, que "el mundo cuenta con las herramientas y los instrumentos para lograrlo".

El ámbito de la financiación seguirá siendo uno de los grandes escollos de las conversaciones y, aunque no se han de detallar cuantías concretas, si que se deben acordar "los lineamientos sobre flujos financieros (quiénes donarán cuánto a quiénes y por qué conceptos).

Más allá de los detalles, considera, esta conversación debe destacar "la necesidad de incrementar de forma sustancial los flujos de financiamiento, porque lo que tenemos en la actualidad es totalmente insuficiente".

El propósito es que, además de los actores públicos, el sector privado entre y se comprometa en esta conversación sobre la financiación.

La secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático aprecia el "compromiso muy activo" de la Unión Europea y China, así como la "posición muy ambiciosa" de los estados insulares y menos avanzados, que "son los más vulnerables" y que, por tanto, se toman esta cumbre como "una agenda de supervivencia".

Espinosa mantiene la "esperanza" de que la negociación de los detalles del Acuerdo de París en Katowice pueda ayudar a que Estados Unidos "haga una reconsideración" y finalmente no se retire en 2020 de este pacto para frenar el cambio climático.

"La renegociación del Acuerdo de París no es una opción", aclara Espinosa, que desea que Washington se plantee cambiar de opinión una vez que en la COP24 se establezca un "nuevo régimen" en el que todos los países hagan "un mayor esfuerzo" (ya que su principal crítica era que a Estados Unidos se le exigía sobremanera). EFE

IR

Categoria: