Putin confía ante Erdogan en un nuevo impulso al proceso de paz en Siria

Putin confía ante Erdogan en un nuevo impulso al proceso de paz en Siria

El presidente ruso, Vladímir Putin, expresó hoy su confianza en que la cumbre tripartita sobre Siria con sus homólogos turco e iraní, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohaní, respectivamente, permitirá dar un nuevo impulso al proceso de estabilización y de paz en el país árabe.

"Estoy convencido de que hoy podremos dar un nuevo impulso a la normalización de la situación en Siria, tanto sobre el terreno como en el marco de los esfuerzos político-diplomáticos para facilitar el diálogo intersirio", señaló Putin al inicio de una reunión bilateral con Erdogan.

Este llegó con retraso a la cita con Putin porque había mantenido previamente una reunión bilateral con Rohaní en el balneario ruso de Sochi, situado a orillas del mar Negro.

Putin, aliado del presidente sirio Bachar Al Asad, recalcó que "se ha hecho mucho" por Siria, aunque subrayó que "todavía no se han cumplido todas las tareas" para estabilizar la situación e impulsar el estancado proceso de paz.

"Pero si trabajamos de manera constante, activa y coordinada y buscamos compromisos, sin duda, tendremos éxito", aseguró el presidente ruso, quien también se reunirá por separado con Rohaní antes de dar comienzo a la cumbre trilateral sobre Siria.

Los tres mandatarios celebrarán hoy en Sochi la cuarta cumbre de los países garantes del proceso de Astaná para Siria, centrado inicialmente en los aspectos militares del conflicto pero que ha ido eclipsando las negociaciones políticas auspiciadas por la ONU en Ginebra.

La postura de Rusia e Irán, principales valedores de Al Asad, y de Turquía, que respalda algunos grupos de la oposición armada y tiene vastos intereses en el noreste de Siria, es esencial para acabar con el conflicto armado.

Putin, Erdogan y Rohaní prevén abordar "medidas conjuntas que contribuyan a la normalización a largo plazo en Siria", si bien es previsible que los puntos calientes sobre el terreno acaben imponiéndose en la agenda.

Así, se espera que los tres líderes aborden la delicada situación en la provincia siria de Idlib, la única región importante aún en manos de las milicias rebeldes, el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses del noreste del país y la creación de un comité constitucional para Siria,

"EEUU ha dicho que comenzará a retirar sus tropas de Siria. Es una prueba importante, pero sigue sin aclararse cómo se llevará a cabo este proceso", dijo Erdogan ante Putin.

"Considero que debemos trabajar juntos en este sentido", recalcó el presidente turco, quien quiere establecer una zona de seguridad en el noreste de Siria cuando las tropas estadounidenses abandonen la zona para expulsar de ella a las milicias kurdosirias YPG, aliadas de Washington en la lucha contra el Estado Islámico (EI), pero considerados terroristas por Ankara.

Erdogan también insistió ante Putin en que deben eliminarse todas las estructuras terroristas en Siria y en que Rusia y Turquía deben actuar "de manera organizada" para conseguir este objetivo.

Hasta que no estén eliminadas esas estructuras al este del río Éufrates y en Manbech (o Manbij), en la provincia siria de Alepo, -controlada antes por las milicias kurdosirias- y hasta que esos territorios no sean entregados a Damasco, "no habrá paz", recalcó.

El líder turco también consideró que debe resolverse ya el establecimiento de un comité constitucional para Siria, paso que no se ha podido dar antes de finales de 2018 como había deseado la ONU.

EFE / RA

Categoria: