Skip to main content
¿Qué advierte Inteligencia de EE. UU. sobre posibles ataques de ISIS y Al-Qaida?

¿Qué advierte Inteligencia de EE. UU. sobre posibles ataques de ISIS y Al-Qaida?

Tanto la filial afgana del grupo terrorista Estado Islámico como Al- Qaida podrían estar listas para lanzar ataques contra Estados Unidos y Occidente antes de lo que se pensaba anteriormente tras la retirada estadounidense de Afganistán.

El tercer funcionario de mayor rango del Pentágono dijo a los legisladores el martes que la inteligencia más reciente sugiere que el Estado Islámico Khorasan, también conocido como ISIS-K, está en un camino más rápido para regenerar sus operaciones de ataque externo, aunque los operativos terroristas de Al- Qaida no se quedan atrás, informa VOA.

"Tanto Al Qaeda como ISIS-K tienen la intención de realizar operaciones externas", dijo el subsecretario de Política del Departamento de Defensa, Colin Kahl, al testificar ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

"Podríamos ver que ISIS-K genera esa capacidad en algún lugar entre seis y 12 meses", dijo Kahl. "Al-Qaida tardaría uno o dos años en reconstituir esa capacidad".

Los temores de que los grupos terroristas puedan ganar fuerza en Afganistán tras la salida de las tropas estadounidenses y de la coalición no son nuevos. Funcionarios estadounidenses y occidentales han advertido durante meses que ambos grupos estaban preparados para aprovechar la ausencia de las tropas estadounidenses en el terreno.

Funcionarios y analistas advirtieron que IS Khorasan en particular ya había reforzado sus redes clandestinas en Afganistán y los países vecinos en los meses previos a la retirada de Estados Unidos.

Ataques más temprano que tarde

Pero la inteligencia compartida con los legisladores el martes sugiere que tanto IS-Khorasan como al-Qaida pueden haber logrado avances adicionales en los últimos meses, lo que les permite acelerar el marco de tiempo, que los principales funcionarios del Pentágono y de inteligencia habían calculado anteriormente en seis meses a tres años.

"No creo que tengan tantos recursos como ISIS en Irak y Siria en el apogeo", dijo Kahl a los legisladores sobre la amenaza de IS Khorasan, aunque advirtió que los vínculos del afiliado con la red global del grupo terrorista son preocupantes.

"Tienen un cuadro de unos pocos miles de personas, a algunos de los cuales les encantaría realizar ataques externos", dijo. "Creo que tenemos que estar atentos a que un subconjunto de ISIS-K pueda desarrollar los recursos y la capacidad para atacar al territorio nacional de Estados Unidos".

La advertencia de Kahl se hace eco de las preocupaciones de otros funcionarios de alto rango estadounidenses, quienes también advirtieron que IS-Khorasan ha estado ganando impulso de manera constante.

Durante una audiencia en el Congreso el mes pasado, la principal funcionaria sobre antiterrorismo de Washington, Christine Abizaid, dijo a los legisladores que el grupo parecía estar aprovechando la notoriedad que obtuvo por llevar a cabo el ataque mortal al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul en los últimos días previos al retiro de Estados Unidos.

Los funcionarios estadounidenses también han dicho que IS-Khorasan se ha beneficiado de la forma en que las fuerzas talibanes se apoderaron de Afganistán, vaciando las cárceles y liberando a miles de partidarios y combatientes de IS.

"Lo que vemos es ISIS recientemente rejuvenecido", dijo el mes pasado a los legisladores el general Kenneth "Frank" McKenzie, comandante de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente y el sur de Asia, sobre la apertura indiscriminada de la prisión de Parwan en Afganistán por parte de los talibanes en agosto.

Otros funcionarios estadounidenses ahora estiman que el grupo del EI tiene al menos 2.000 combatientes "incondicionales" en celdas en todo Afganistán, aunque algunos servicios de inteligencia extranjeros piensan que el número puede ser mayor.

El crecimiento de grupos es una preocupación

Y existe la preocupación de que los números de IS-Khorasan, así como los de Al-Qaida, pronto comiencen a aumentar, con informes de inteligencia que sugieren que partidarios de ambos grupos han comenzado a dirigirse a Afganistán.

Sin embargo, será difícil tener una idea de cuánto podrían crecer ambos grupos terroristas.

Kahl dijo que Estados Unidos está realizando vuelos de vigilancia diarios sobre Afganistán y, al mismo tiempo, utiliza capacidades técnicas para obtener información sobre los planes de cada grupo.

Pero los funcionarios militares y de inteligencia de EE. UU. han advertido constantemente que obtener inteligencia vital sobre la amenaza es más difícil sin la presencia estadounidense en el terreno.

También hay preguntas sobre qué papel jugarán los talibanes, si es que lo tendrán, para limitar la amenaza de complots terroristas que emanan de suelo afgano contra Estados Unidos y otros países occidentales.

"Hemos visto señales... de que los talibanes desconfían de que Afganistán sea un trampolín para los ataques externos de Al-Qaida, no porque los talibanes sean buenos, sino porque temen represalias internacionales si eso ocurriera", dijo Kahl.

Los funcionarios estadounidenses también han dicho que existe la expectativa de que los talibanes tomen medidas enérgicas contra IS-Khorasan, que ya ha lanzado ataques contra objetivos talibanes en todo Afganistán.

Aún así, existe la preocupación de que no sea suficiente.

"Los talibanes ciertamente tienen un gran interés en anular cualquier elemento del Estado Islámico", dijo a la VOA Katherine Zimmerman, miembro del American Enterprise Institute.

"[Pero] la brecha entre la voluntad de los talibanes de eliminar al Estado Islámico y las capacidades de los talibanes para hacerlo parece ser lo suficientemente grande como para que la amenaza del Estado Islámico persista desde Afganistán", dijo.

También persisten dudas sobre la capacidad de las fuerzas estadounidenses para limitar con éxito la amenaza terrorista desde "el horizonte".

A pesar de las discusiones en curso, Estados Unidos hasta ahora no ha logrado adquirir ninguna opción de base que le permita establecer aviones no tripulados y otros activos en la región, sino que depende de vuelos desde sus bases en el Golfo Pérsico, a unas ocho horas de distancia.

"No hemos asegurado acuerdos de base firmes", dijo Kahl a los legisladores, y señaló las conversaciones en curso con Pakistán, Uzbekistán y Tayikistán.

"Ellos [los funcionarios paquistaníes] continúan dándonos acceso al espacio aéreo paquistaní, y estamos en conversaciones para mantener abierto ese espacio aéreo", agregó. "No quieren que Afganistán sea un refugio seguro para los ataques terroristas, no solo contra Pakistán sino contra otros".

Preocupaciones de los críticos de Biden

Varios legisladores estadounidenses han sido muy críticos con la decisión del presidente estadounidense Joe Biden de seguir adelante con la retirada de Afganistán, alegando que ha sentado las bases para un resurgimiento terrorista en Afganistán.

"Las consecuencias de las desastrosas decisiones del presidente son imposibles de ignorar", dijo el martes el senador Jim Inhofe, el principal republicano del Comité de Servicios Armados del Senado.

"Es probable que el peligro aumente en todo el mundo en nuestro propio patio trasero", dijo, y agregó que "en lugar de armar un plan real de contraterrorismo para el futuro, todo lo que obtenemos son palabras de moda".

El teniente general James Mingus, director de operaciones del Estado Mayor Conjunto, trató el martes de disipar esas preocupaciones.

"Estamos estableciendo activamente las condiciones para asegurarnos de que estamos al tanto de la situación y estamos preparados para mitigar y neutralizar las amenazas terroristas en desarrollo", dijo Mingus a los legisladores.

También dijo que las estimaciones de inteligencia de que IS-Khorasan o Al-Qaida podrían lanzar ataques terroristas en un plazo de seis meses a un año "basado en ninguna intervención de Estados Unidos o de la coalición".

"Nuestros esfuerzos en los próximos meses, y mientras continuamos mejorando nuestra posición, es asegurar que esa capacidad externa nunca se materialice", dijo Mingus.

Kahl también rechazó el martes, aunque admitió que Estados Unidos debe "permanecer alerta".

"La comunidad de inteligencia evalúa que el riesgo general para todo el mundo está en su punto más bajo desde el 11 de septiembre", dijo a los legisladores, argumentando que otros puntos críticos son tan o más peligrosos.

"Estamos enfocados en el frente del contraterrorismo en Somalia, el crecimiento del extremismo violento en lugares como el Sahel", dijo Kahl. "Seguimos teniendo que estar atentos en Irak, Siria y Yemen". VOA / EA (Foto: Pixabay)