Skip to main content
¿Qué busca el chavismo al incorporar a Alex Saab a la mesa de diálogo?

¿Qué busca el chavismo al incorporar a Alex Saab a la mesa de diálogo?

De "sorpresivo" y "desesperado" intento por lograr la liberación del empresario Alex Saab catalogaron analistas la decisión del gobierno de Nicolás Maduro de incorporarlo como miembro pleno de la delegación oficial a las negociaciones sobre Venezuela en México.

El anuncio lo hizo el martes el jefe de la delegación del gobierno venezolano en la mesa de diálogo, Jorge Rodríguez.

José Vicente Carrasquero, profesor de ciencias políticas y consultor en opinión pública y campañas electorales, considera que “pareciera” ser un intento de Rodríguez para que la oposición pida a los gobiernos de Cabo Verde y Estados Unidos que liberen a Saab para incorporarse a la mesa de diálogo.

“Dificulto que la oposición tenga siquiera esa capacidad y evidentemente sería muy malo para la oposición que asumiera hacer esa petición”, puntualiza.

Carrasquero insiste en que debe llamar la atención el “interés” que muestra el chavismo en liberar a Saab.

“Más que liberarlo es que no entre en contacto con los gobiernos que lo requieran, parece que hubiera algo muy importante que esconder, de otra forma no se entiende tanta solidaridad con una persona que está acusada de lavado de dinero a nivel internacional”, afirma a VOA.

Enderson Sequera, politólogo y director estratégico de Politiks afirma que las investigaciones de Armando.Info comprobaron que Saab es “arquitecto fundamental de los negocios turbios y las alianzas ilícitas del chavismo en el exterior” y coincide en que “evitar su extradición es prioridad número uno para el chavismo”.

“Esta nueva solicitud que hace Jorge Rodríguez a la mediación noruega de incluir a Saab como parte de la delegación chavista viene a confirmar la importancia estratégica que para el chavismo tiene Saab. Su liberación es prioridad. A tal punto que están dispuestos a arriesgar las negociaciones en México o patear la mesa allí, solo para intentar evitar su extradición”, expone Sequera.

¿Y Noruega?

Los expertos ven poco probable que Noruega, que desempeña el papel de mediador en el proceso de negociación, acepte la petición del gobierno venezolano.

“Veo cuesta arriba que Noruega se preste para este tipo de asuntos. En todo caso no hay que dejar por fuera la idea de que algo que se esté buscando sea implosionar la mesa, lo que querría decir es que la mesa estaba ganando demasiado momentum en favor de la oposición”, subraya Carrasquero.

“Incluso está poniendo en peligro el proceso electoral del 21 de noviembre a favor del chavismo porque empezaron a darse alianzas y a eso el chavismo le tiene temor dado que son una minoría y a las minorías si algo no les gusta es contarse en procesos electorales”, agrega el profesor a la Voz de América.

Para Sequera, la negociación parece “entrar en un punto muerto”, se paraliza el trabajo, los avances y aumenta la probabilidad de que el chavismo patee la mesa y se levante de ella.

“Sabíamos que el proceso era frágil y que el chavismo aprovecharía cualquier excusa para levantarse de la mesa. La extradición de Saab puede ser la excusa que estaba esperando el chavismo”, comenta a VOA.

Además, estima que el escenario más probable a corto plazo es que, por parte de aliados del chavismo, surjan presiones a las instituciones de Cabo Verde, “con cualquier argucia jurídica” para evitar la extradición.

A juicio del politólogo Pablo Andrés Quintero, el anuncio de Rodríguez debe obligar a la oposición a tomar decisiones.

“Como, por ejemplo, si se mantienen en la mesa y reconocen a esta persona como parte de la delegación del gobierno venezolano. Si realmente están dispuestos a seguir sentados. Cuáles son los incentivos políticos por parte de la oposición después de esta decisión”, destaca.

Saab, fue detenido en Cabo Verde el 12 de junio de 2020 cuando el avión en el que se trasladaba hizo una escala técnica antes de continuar su viaje a Irán y es solicitado en extradición por Estados Unidos por presuntamente liderar una red internacional de lavado de capitales.

De acuerdo al gobierno del presidente Nicolás Maduro, Saab goza de “inmunidad diplomática” y la detención ocurrió mientras fungía como “agente del gobierno”, cuando se dirigía a realizar “gestiones para garantizar” alimentos para el programa de alimentación a precios subsidiados del estado venezolano, así como medicamentos e insumos para hacer frente al COVID-19.

¿Una “táctica”?

Geoff Ramsey, director para Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), un centro de pensamiento estadounidense, compara la designación de Saab como miembro pleno del diálogo con una “táctica” empleada por la guerrilla de las FARC en octubre de 2012.

Entonces, cuando nacía el proceso de paz en Colombia, los guerrilleros nombraron a Simón Trinidad como delegado de las negociaciones mientras se encontraba -y permanece- recluido en una prisión de Colorado, Estados Unidos. Los voceros de las FARC incluso imprimieron una imagen a escala del detenido para mostrarla a la prensa como símbolo de su inclusión en los diálogos.

“Esa demanda fue una táctica de negociación. Esta a la vez también. Lo que quiere el régimen es asegurarse de que la extradición de Saab sea vista como una línea roja para la comunidad internacional y Estados Unidos en particular, pero saben de que Saab no tiene chance de terminar formando parte de las negociaciones de México en la próxima ronda ni en el futuro”, analiza.

Ramsey opina en entrevista con la Voz de América que la oposición “hizo lo correcto” al describir la detención y eventual extradición de Saab como un asunto judicial entre dos países soberanos. “Evitó la trampa que les dejó el chavismo. Demuestra que están comprometidos de forma seria a la búsqueda de una solución negociada. No va a enfocarse demasiado en el tema”, opina.

La delegación de la plataforma opositora que se opone a Maduro emitió un comunicado donde ratifica su compromiso con el diálogo de México y pide al Reino de Noruega, facilitador de las negociaciones, que “garantice el cumplimiento por parte de la delegación del régimen de las normas de reserva acordadas que rigen el proceso”.

El director para Venezuela de WOLA advierte que el de México es “el mejor organizado y el más serio de todos los procesos de negociación en el pasado” sobre la prolongada crisis de Venezuela, a juzgar por las dos primeras rondas de negociaciones.

“Cuenta con una seriedad y un nivel de apoyo internacional que hacían falta en procesos anteriores. Está mostrando resultados”, apunta. VOA (Foto: VOA) Informe21/LJ