Romney y su secreto mejor guardado: la Iglesia mormona

Romney se disponía a ser entronizado como candidato republicano a la presidencia este jueves en la convención de Tampa (Florida, sudeste), con un discurso decisivo según todos los observadores, y con sondeos que demuestran que a nivel personal está lejos de la popularidad del actual mandatario, Barack Obama.

Pero la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a la que pertenece desde que nació, no ha sido mencionada en ningún momento por los grandes oradores del partido.

Su esposa Ann lo describió como un esposo atento y un padre (de cinco hijos) perfecto, sus aliados lo pintan como un hombre tímido, que dona dinero para causas caritativas y rehúye la publicidad, pero la palabra mormón parece un tabú para todo el mundo en Tampa.

Muchos electores republicanos, en especial los evangelistas más recalcitrantes, desconfían de esa religión de orígenes polígamos y algunos la consideran incluso una herejía.

"Esa es la causa fundamental para no hacer de este asunto un tema central", explicó Charles Franklin, un experto en religiones.

Fundada en 1820 por Joseph Smith en el estado de Nueva York, la Iglesia mormona es conocida por el celo de sus misioneros, que predican incansablemente en todo el mundo, y por prohibir el consumo del alcohol, tabaco y cafeína.

Hay seis millones de mormones en Estados Unidos, y tres de cada cuatro se describen a sí mismos como conservadores.

Romney puede contar con la mayoría aplastante de esos votantes, pero tiene que convencer al resto de estadounidenses de que su fe no interferirá en su vida pública.

Hay signos de que su postura ha empezado a cambiar: a principios de agosto el candidato empezó a invitar a los periodistas a acompañarlo a servicios religiosos de su Iglesia.

Sus servicios de prensa han declinado sin embargo comentar los artículos que evocan su fuerte compromiso con el movimiento, del que fue misionero en su juventud y luego "obispo" laico en Boston.

Multimillonario gracias a la empresa que cofundó, Bain Capital, Romney dedica fuertes sumas de dinero cada año a su Iglesia.

Ese detalle puede ser una buena manera de introducir ese aspecto secreto de Romney.

"Es difícil pensar que puedas llegar hasta aquí (la nominación a presidente) sin abordar esa parte de tu historia", señaló Franklin, de la Universidad de Wisconsin-Madison y cofundador del sitio web Pollster.com, a la AFP.

Romney no es el primer mormón que busca llegar a la Casa Blanca. El fundador de la agrupación religiosa lo intentó en 1844, precisamente para obtener mayores libertades civiles para sus correligionarios.

El padre de Romney, George, también intentó sin éxito ser el candidato republicano en 1968.

Jon Huntsman, un ex gobernador de Utah, fue otro candidato mormón este año, pero tuvo que desistir en enero.

Uno de cada tres estadounidenses tiene una mala opinión de la Iglesia mormona, según un sondeo divulgado en marzo por Bloomberg News.AFP

Categoria: